MINUTO X MINUTO

Informe Trimestral Banco de México. Cifras poco alentadoras


Como cada trimestre el Banco de México realiza un Informe Trimestral sobre el comportamiento de la economía mexicana y el entorno internacional y las perspectivas de crecimiento en los próximos años. En el informe que se dio a conocer el pasado 03 de marzo se pronostican cifras poco favorables para el resto de este año y el próximo.

Para 2016 el intervalo de pronóstico para el crecimiento del PIB de México se revisa a la baja de entre 2.5 y 3.5 por ciento, a uno entre 2.0 y 3.0 por ciento. De manera similar, para 2017 se ajustan las previsiones para ubicar la tasa de expansión del PIB entre 2.5 y 3.5 por ciento, en comparación con el intervalo de 3.0 a 4.0 por ciento en el Informe previo.

En congruencia con el ajuste en los pronósticos de actividad económica, se revisan a la baja las expectativas para el crecimiento del número de puestos de trabajo afiliados en el IMSS. Para 2016, se espera un aumento de entre 610 y 710 mil puestos. Para 2017, se espera un incremento de entre 650 y 750 mil plazas laborales.

Para 2016, se anticipan déficits en la balanza comercial y en la cuenta corriente de 12.0 y de 30.3 miles de millones de dólares, respectivamente (1.2 y 2.9 por ciento del PIB, en el mismo orden). Para 2017, se prevén déficits en la balanza comercial y en la cuenta corriente de 13.1 y 33.5 miles de millones de dólares, respectivamente (1.2 y 2.9 por ciento del PIB, en el mismo orden).

Se anticipa que en 2016 la inflación general anual aumente y que alcance temporalmente niveles ligeramente superiores a 3 por ciento entre el segundo y el tercer trimestre, para luego cerrar el año cerca de dicho nivel. En el caso de la inflación subyacente anual, se espera que aumente gradualmente a lo largo del año para también finalizar 2016 en niveles cercanos a 3 por ciento. Para 2017, se prevé que tanto la inflación general, como la subyacente, se estabilicen alrededor del objetivo permanente de inflación. La previsión para la trayectoria de la inflación podría verse afectada por algunos riesgos, entre los que destacan los siguientes. Al alza: i) que retorne la depreciación de la moneda nacional, lo cual pudiera llegar a contaminar las expectativas de inflación y conducir a aumentos de precios de los bienes no comerciables; y, ii) un dinamismo de la actividad económica mayor al anticipado, lo cual podría conducir a que la brecha del producto se cierre más rápido que lo previsto. No obstante, se estima que dicho riesgo se materializaría gradualmente. A la baja: i) que como resultado de las reformas estructurales, algunos insumos de uso generalizado, tales como los servicios de telecomunicación y los energéticos, exhiban bajas adicionales en sus precios; y, ii) que se revierta cuando menos parte de la depreciación reciente de la moneda nacional, como ya ha venido sucediendo.

El escenario de crecimiento para el PIB de México está sujeto a diversos riesgos. Entre los riesgos a la baja más importantes destacan los siguientes: i) una actividad industrial de Estados Unidos incluso menor que la esperada; ii) que los precios del petróleo no se recuperen; y, iii) que se acentúe todavía más la volatilidad en los mercados financieros. Entre los riesgos al alza destacan: i) una actividad industrial de Estados Unidos mejor a la esperada, lo que aunado a un ajuste más ordenado del tipo de cambio real, lleve a un incremento significativo de nuestras exportaciones no petroleras; y, ii) que la implementación de las reformas estructurales tenga efectos más favorables y en un menor plazo sobre la inversión.

campillo21@gmail.com

@ccampillo21 en twitter

No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.