MINUTO X MINUTO

Jaime Rivas Loaiza incontenible en cinco sexenios


Mi próximo libro a publicarse en el 2018, que se denominará “En vida hermano…Personajes de Durango”, habrá de contener la biografía contemporánea de más de cien duranguenses que aún viven y que han destacado en la cultura, el arte, el deporte, la academia, la ciencia, la política, etc.
Revisar la biografía de Jaime “El Plebe” Rivas Loaiza, es hacer un obligado recorrido por cinco sexenios gubernamentales de Durango, desde Maximiliano Silerio a José Aispuro Torres, pasando por Ángel Sergio Guerrero Mier, Ismael Hernández Deras y Jorge Herrera Caldera.
Al referirme a Jaime Rivas, es hacer una semblanza de alguien que llegó a la política para quedarse hace más de un cuarto de siglo ininterrumpido, de quien tuve el primer contacto visual hace 44 años, cuando Rivas Loaiza era un adolescente, en 1974-1977 en que fui diputado local por la “Región de las Quebradas” y presidente del Congreso del Estado.
Ahora sí que lo conocí de plebe por ser amigo de sus padres Don Perfecto Rivas López, a la sazón presidente municipal, de su mamá Doña Mercedes Loaiza Beltrán, quienes procrearon ocho hijos y tenían la tienda más grande del pueblo, frente a la plaza principal.
Pero Jaime es de una estirpe familiar de ex alcaldes, sus tíos Alfonso Rivas Beltrán, Lisandro Beltrán, Don Martín Coronel y su sobrino Joel Beltrán Rivas quien llegó a Alcalde a los 22 años, los cinco, alcaldes de los años sesenta y setenta.
Fue el ex gobernador Maximiliano Silerio Esparza, quien tuvo a su cargo el descubrimiento político del joven entonces treintañero, Jaime Rivas Loaiza y lo postula a su primera incursión a la presidencia municipal de Tamazula en el año de 1992.
Y al CDE del PRI Jaime Rivas se integra como secretario de Finanzas de 1995 a 1998, siendo presidente del partido su paisano y entrañable amigo José Rosas Aispuro Torres y en ése encargo lo alcanza la campaña del candidato a gobernador de Ángel Sergio Guerrero Mier, quien lo invita a que lo acompañe en su planilla como candidato a Diputado Local de 1998-2001.
En su incursión por el Congreso del Estado, bien recuerdo la Iniciativa de Ley que presentó Jaime para que las empresas mineras particularmente extranjeras, dejaran la mayor parte de los impuestos en Durango y compartieran a los municipios, por la extracción de nuestros minerales, los cuales se tradujeran en caminos, escuelas, hospitales y viviendas, lo cual, años después, ahora es un hecho.
En el ir y venir de nuestras vidas, con Rivas Loaiza compartimos vivencias cuatro años en el comité estatal de la CNC, 2000-2003, en los tiempos en que fue dirigente José Manuel Díaz Medina (qepd), Jaime fungió como secretario General de la Liga de Comunidades Agrarias en el estado y el que esto escribe, como asesor general y secretario de Comunicación Social.
Así llega el año electoral del 2004 y el relevo de ASGM, le antecedió un año de precampaña interna en el PRI y hacia la sociedad, rumbo a la gubernatura del estado, en la que figuraron como precandidatos Adrián Alanís Quiñónez, José Aispuro Torres, Carlos Herrera Araluce e Ismael Hernández Deras.
Una histórica contienda interna que se polarizó entre dos fuerzas el dos veces ex alcalde gomezpalatino y ex diputado federal con licencia Herrera Araluce y el ex alcalde de Durango con licencia y Senador de la República Hernández Deras.
A Don Carlos le llegué a escuchar, que trataría de convencer a Aispuro para que se sumara y le haría el ofrecimiento de la Secretaría General de Gobierno y luego la senaduría, para que jugara por la gubernatura en el 2010.
En medio de ésa lucha quedó Jaime Rivas Loaiza, quien ante el apretado triunfo en la interna del PRI de IHD, Jaime fue incorporado a la planilla de Ismael como candidato nuevamente a presidente municipal de Tamazula, como una forma de integrar al personaje más emblemático de la corriente de Aispuro. A la mitad del sexenio de Ismael, en el ánimo de no dejar fuera a Rivas Loaiza, lo designa en un modesto cargo de nuevo cuño, como Director de Notarías en el Estado.
Pero la rueda del tiempo no se detiene y así llegamos seis años más tarde al 2010 y una nueva y apasionante lucha por la gubernatura se escenifica en Durango, los nuevos protagonistas son, de nueva cuenta José Aispuro Torres quien compite por la candidatura del PRI ahora con el priísta de nuevo cuño Jorge Herrera Caldera, pero Ismael ya tenía conformado un Consejo Político a modo y a un CEN del PRI convencido, para que la balanza del dedazo se inclinara a favor de Jorge.
En este episodio del 2010 Rivas Loaiza se encontró ante un dilema y sudó la gota gorda en el lapsus de indecisión de Aispuro y tomar la determinación de salirse y jugar la gubernatura por fuera, quien esperaba la celebración del amañado consejo político del PRI, en ése lapsus convencen al más Aispurista de los Aispuristas Jaime Rivas, para que jugara de nuevo una diputación por el PRI, lo vi que aceptó a regañadientes, tenso, contrariado, su corazón estaba con Aispuro.
“La cabra tira al monte”. Ya en el 2016, no hubo poder humano que hiciera desistir a Rivas Loaiza de irse con su amigo de toda la vida, José Aispuro Torres, “Y lo volvería hacer, apoyaría otra vez a Aispuro en el 2022, si hubiera perdido la elección en el 2016”, así me dijo hace un año Jaime.

Continuará…