Loading

Juan Carlos abdicó, Vallejo claudicó

El Juan Carlos de Borbón anunció que se iba, con dos semanas de anticipación. Fausto Vallejo anunciaba que se quedaba y dos días después se fue.
En el caso del malgeniudo que mata elefantes decían los españoles, como decía el Mago Septién, repetían los españoles: “¡Se va, se va, se va..!”, pero tardo 2 semanas en irse. Vallejo, que no mata ni una mosca, se fue y casi sin avisar.
Vicente Fox, quien cada vez que puede exige que se le siga llamando Presidente, como en Estados Unidos a quienes han ocupado ese cargo, debe envidiar a Juan Carlos, porque él sí conservará el título de Rey, mientras viva. (En el caso de Chente, habría que darle el tratamiento de Presidenta a la señora Marta)
O sea que en España tienen 2 Reyes, como en el Vaticano tienen 2 Papas. Ambos, Juan Carlos y Benedicto 16, con carácter hosco, pero con la diferencia de que al alemán se le notan las ganas de seguir mandando- y algunas veces se lo permitirá el Papa Pancho-, mientras Juan Carlos se retirará definitivamente del gobierno, para dedicarse a las labores propias de su sexo (Lo que no será muy del agrado de la Reina Sofía, pero dicen que ya desde antes tenía el soberano a la entrada de su aposento real un letrero que rezaba:
• ¡Hoy no, Sofía mañana sí.!
Pero ese “mañana” no ha llegado desde hace varios años. Su Majestad anda por ahí cazando elefantes, en compañía de duquesas, condesas, mujeres guapas diversas que se interesan en los dinosaurios)
Grandes diferencias hay, entonces, entre la transición que se ha dado en España y la transacción- de transa- que se ha dado en Michoacán.
Juan Carlos se ha ido en plenitud de facultades físicas. Cierto: camina apoyado en un báculo que es como se llama a un bastón cuando lo usa un rey: báculo, malpensados. Y todavía le concede el honor a las amiguitas que le den un ósculo- un beso en lenguaje de la realeza-, a su bastón pero ya no hablamos del báculo.
El ex gobernador, en cambio, se va por complicaciones con dos hígados. Hace más de un año pidió licencia, para que le realizaran el implante de una víscera y al parecer no hubo rechazo del organismo del señor Vallejo al hígado, aunque al parecer el hígado sí rechazó al gobernador, pero finalmente regresó al poder. Sin embargo, la semana pasada pidió permiso para irse a hacer un chequeo del trasplante y le informaron que va perfecto, que ese problema está superado.
Ya volvió Vallejo a Michoacán, pero no regresó al poder, por un problema con el hígado. Al Comisionado del Gobierno Federal, Alfredo Castillo, ahora le apodan “El Hígado 2”, porque fue el encargado de pedirle que solicitara licencia a su cargo.
Y es que los Reyes y los Gobernadores no pueden renunciar: el Rey abdica, el Gobernador claudica.
Otra diferencia: Juan Carlos tuvo la satisfacción de poner a su hijo en su lugar y vivirá, junto con él: le concedieron un ala, en el Palacio de la Zarzuela. Vallejo, en cambio, si quiere vivir con hijo, tendrá que aceptar tendrá que aceptar una celda en un penal federal, porque su hijo resultó ser amigo de “La Tuta”.

¡RRIINNGG!
• Bueno, Embajada de México en Brasil..
• ¿Es cierto que un paisano que fue al fútbol en un buque crucero se arrojó al mar?
• Sí, pero no es el ex Presidente Calderón…él está en el agua, pero sigue arriba del buque

EPIGRILLO
Siempre sí se fue Vallejo, y habrá un tercer interino. (Allá en Michoacán, mi viejo, tienen furor un…terino).

Comenta con Facebook