MINUTO X MINUTO

La aplicación del Nuevo Sistema de Justicia es un relajo


La cadena de aplicación del Nuevo Sistema Penal está más echa bolas que los priistas de Durango. Confusiones, interpretaciones extrañas, procedimientos diferentes en casos particulares, una serie de puntos de vista que entre los mismos especialistas no coinciden en nada.
Me sorprendí que una especialista en Derecho dijera en CNN que los policías tienen que llenar formatos en los que se pueden tardar hasta tres horas, lo peor, que si salía libre un presunto por no estar bien hecho el formato, el policía puede ir a prisión.
Esto, si es verdad, puede traer como consecuencia que el primer eslabón de la procuración de la justicia que es el agente que detiene, el que tiene el primer contacto con el escenario del delito, prefiera no detener a nadie para evitarse problemas. También se puede generar un mayor fenómeno de corrupción ya que el agente podría mejor optar por dejar libre a los ahora llamados imputados de delito para evitarse problemas.
Otro gran problema es la falta de capacitación de los agentes, muchos de ellos sin capacidad para describir las escenas de los lugares del delito y aun más, si saber escribir, esto significa que tampoco tiene capacidad de elaborar un texto, ahí es donde se pueden cometer fallas que permitan a un culpable salir con toda tranquilidad y al agente ir a la cárcel.
No se explica uno como a Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, después de haber visto videos cuando estuvo detenido en Guatemala, al llegar a México le borran el rostro, le suprimen el nombre para llamarle imputado, todo ello para garantizarle el debido proceso y salvaguardar sus datos personales como presunto inocente y solo imputado de los delitos que se le achacan.
Mientras que con la detención y posterior confinamiento en el Cereso de Rafael Herrera Piedra sucedió exactamente lo contrario, fue fotografiado, esposado, se manejó su nombre sin que sepamos a ciencia cierta si se violentó el debido proceso, tampoco si su detención se ejecutó con una orden de aprehensión.
Son dos casos que tienen manejos muy diferentes, no sabemos si es por ignorancia, por mala fe, por revanchismo o porque así se deben hacer las cosas. Algunos abogados penalistas con quienes hemos charlado aseguran que Herrera Piedra no debería de estar en prisión, a menos que sea de muy alta peligrosidad o que se pudiera fugar.
Aun más, se manejó que a Durango lo habían traído escoltado por la Marina y elementos del Ejército, lo cual fue falso, fue trasladado en avión del Gobierno del Estado, escoltado por policías estatales. Hasta hoy, nadie ha explicado por qué se contaron estas distorsiones y si hubo violación al debido proceso y aún más, si hay difamación.
Creemos que quien comete un ilícito debe de pagarlo, se debe de terminar con todo tipo de impunidad, ni fortunas ni familiaridades deben de influir para dejar sin castigo a un culpable; pero vivimos en un supuesto estado de derecho y este derecho se debe respetar, de no hacerlo seguirá pasando lo de siempre, la ley al mejor postor y se sigan cometiendo las injusticias de siempre. O no.