Loading

La cachimba 22 de mayo del 2015

la cachimbaPROCESO… Desde que se crearon las nuevas instituciones electorales, en los comicios de 1991 y se consolidaron en 1994, no se recuerda un proceso electoral que esté tan mal encarado como el que estamos viviendo, no solo se trata ya de las condiciones de competencia, de las demandas, de las propuestas, de las descalificaciones, de las posibles irregularidades, de la violencia verbal o física; de lo que se trata es la falta de credibilidad de la institución electoral.

REFORMA… Este proceso electoral tan desacreditado es consecuencia de una reforma electoral hecha de prisa y quizá negociada, con desaciertos notables, que en lugar de transparentar o dar certidumbre al proceso lo enturbia y confunde, porque las normas no son muy claras. Una reforma electoral implementada en plazos demasiado cortos y con un consejo general del INE permeado como nunca por los intereses partidarios.

A MODO… Otro tema es el resultado que ofrecen algunas empresas encuestadoras, con resultados opuestos como los que se publican en el estado de Nuevo León, que confunden al electorado y en algunos casos, les mienten. Se supone que el INE debe revisar las encuestas, a las empresas que las dan a conocer y su metodología, para ver si son confiables, pese a esas diferencias notables el INE no se ha pronunciado.

AUTORIDAD… Es claro que los primeros en respetar a la autoridad electoral deberían ser los partidos políticos y los profesionales de la política, los que tienen como modus vivendi el buscar y ejercer el poder desde cargos de elección. En la realidad, los políticos no se han distinguido por ser quienes mejor respalden y acaten las decisiones de los organismos electorales. A 16 días de la elección, esperamos ver una autoridad electoral no rebasada, pues a nadie conviene.

PENDIENTE… El tiempo pasa y el problema de las ladrilleras persiste. Miles de familias enfrentan afectaciones en su salud y en su calidad de vida por causa de esta actividad. Hace algunos meses parecía que un gran paso era el acuerdo de que los gobiernos y las empresas dejarían de comprar a las ladrilleras que siguieran en la mancha urbana, pero al parecer sigue pendiente.

COMISIÓN… Hoy avanza un proyecto para la constitución de una comisión que atienda y resuelva; planean que no sea como esos consejos consultivos o “ciudadanos” que sirven para desahogo y catarsis de unos cuantos y para poco más. La comisión que se planea podría ir más allá de opinar, hacer propuestas o presentar diagnósticos; sino que tendría facultades ejecutivas, es decir para tomar decisiones y ordenar acciones. El reto es retirar de la mancha urbana a la totalidad de las ladrilleras.

Comenta con Facebook