Loading

La Cachimba

COMPROMISOS… El problema más fuerte que afrontará a partir del primero de diciembre el próximo presidente de nuestro país, Andrés Manuel López Obrador, será cumplir los compromisos que finalmente se traducen en recursos económicos del erario público. Por mencionar algunos de los más importantes: Reducir el IVA en un 8 por ciento y el ISR al 20 por ciento en la frontera, que mermará 11 mil millones de pesos en la recaudación federal y que puede elevarse hasta 38 mil millones ya que algunas empresas pudieran mudarse a la frontera.

GASTOS… Otros compromisos son: no imponer nuevos gravámenes, ni contratar más deuda pública; borrón y cuenta nueva para morosos, que tienen adeudos vencidos en la CFE, que representan un boquete para la empresa de 43 mil millones de pesos. El presidente electo también ofreció duplicar la pensión a los adultos mayores, un programa de ayuda a jóvenes, en bachillerato y universitarios, lo cual equivale a 252 mil millones de pesos.

PAGOS… En los gastos que se tendrán que realizar se deben incluir indemnizaciones laborales de empleados federales por 150 mil millones de pesos; la descentralización de dependencias del Gobierno Federal, en inicio se requiere de 100 mil millones. Para la construcción de una nueva refinería necesitará 50 mil millones más. Y para la rehabilitación de las existentes otros 300 mil millones de pesos.

RECURSOS… La lista de promesas incluye además la construcción del ferrocarril “Tren Maya” que costará 150 mil millones de pesos; se ofreció impedir más gasolinazos absorbiendo el Gobierno Federal parte del aumento internacional, ya que importamos poco más del 50 por ciento de lo que consumimos. Y estos son algunos de los compromisos contraídos en campaña por López Obrador, y que aseguró se podrán cubrir combatiendo a la corrupción.

CASTA DORADA… Y ayer rindieron protesta los próximos legisladores federales, diputados y senadores, quienes asumirán el cargo a partir del primero de septiembre. Y sigue siendo noticia la forma en que se modificarán las beneficios que estos servidores públicos reciben, con un sueldo “mínimo” de 119 mil pesos mensuales y prestaciones que incluyen bono de gasolina, pago de asesores, pago de auxiliares, gasolina, casetas de autopistas, teléfono, boletos de avión, seguro de gastos médicos mayores, seguro de retiro, y todo tipo de jugosos bonos y hasta peluquero y boleado de zapatos.

DECADENCIA… No es casual que la gente se manifiesta no solo desencantada, sino enojada contra quienes se han beneficiado de este sistema de privilegios, y por eso el voto favoreció a quienes prometieron terminar con ellos. Ahora falta ver qué tanto logran cumplir. Deben sumarse a las medidas de austeridad y ahorro, pero sobre todo necesitan cambiar la imagen de despilfarro y lujos con los que se les identifica.

Comenta con Facebook