Loading

La Cachimba

RETIRO… Aunque no hay tiempos exactos, en el Arzobispado de Durango se cree que en cuestión de dos meses ya se habrá designado a quien será el sucesor de Don Héctor González Martínez al frente de la iglesia en esta provincia. Podría ser que la llegada del nuevo arzobispo ocurra en junio o julio, para cuyo arribo encabezará los preparativos de recepción y la organización de las ceremonias y diez días antes de la fecha dejará la casa del Arzobispado para retirarse a vivir en la Casa Hogar Sacerdotal en las mismas condiciones de modesto retiro que cualquier otro sacerdote.

VACACIONES… Y la Semana Santa sigue siendo ocasión para que cientos de familias duranguenses acudan a vacacionar a las playas mazatlecas, pero también es la temporada en la que un mayor número de ingenuos caen en las redes de los vendedores de tiempos compartidos. No es nuevo; les ofrecen un paseo, un desayuno, descuentos o noches gratis de hospedaje, los envuelven, les ofrecen las mejores vacaciones para el resto de sus vidas y los hacen firmar contratos sin tiempo para leer la gran cantidad de letras chiquitas; y luego vienen las broncas al tratar de hacer efectivas las vacaciones cuando ven que las cosas no son como se las imaginaron.

LITURGIA… Muchos de los duranguenses que no saldrán de vacaciones estarán participando en los actos religiosos propios de la Semana Santa y sin duda la ocasión que logra reunir a una mayor cantidad de personas es el Viacrucis el día viernes; muchos van a rezar y a realizar este ritual con devoción, pero muchos van a presenciar el espectáculo; la representación o escenificación del martirio de Jesús. Ese cariz de espectáculo tomará mayor vigencia a partir de que se prepara un Viacrucis hecho precisamente con el objetivo de atraer espectadores. Lo admiten los organizadores pues entienden que si lo hicieran para promover la fe, estarían incurriendo en una grave falta.

DILEMA… A la jerarquía eclesiástica le complace que haya interés en las celebraciones litúrgicas, pero no ve con buenos ojos que algo tan trascendental como el Viacrucis se convierta en un show o un atractivo turístico, de modo que los organizadores del Viacrucis del Festival Ricardo Castro están quedando mal con la iglesia en ese aspecto. En caso de admitir que el evento es para promover la fe y la religiosidad, quedarían bien con la iglesia pero quedarían mal con la ley que les obliga a mantener sus actos estrictamente laicos sin favorecer o beneficiar a ningún credo o religión en particular. Difícil servir a dos amos.

ASUETO… Y para aprovechar estos días de guardar, este iluminado se tomará también un descanso apara regresar más adelante a compartir con ustedes las reflexiones propias de este espacio.

Comenta con Facebook