Loading

La caída

Hemos intentado dar un contexto amplio de la caída del poder priista desde el momento más claro de su crisis que fueron las elecciones en donde fue electo Carlos Salinas de Gortari como presidente de la república, intentamos ir más allá de lo anecdótico o de lo superficialidad del hecho para tener más comprensión del fenómeno político que vivimos el pasado 5 de junio.
La intención, como todo trabajo de quien genera opinión, es dar elementos para el debate, recoger experiencias, intentar con base a lo sucedido elaborar hipótesis de lo que puede venir.
Cómo explicarse una caída tan aparatosa del PRI, nos dirán que hubo votaciones cerradas, es consuelo de tontos, se gana o se pierde y el que pierde no pierde poquito, simplemente pierde porque creyendo con el poder eterno, los priistas no se abrieron ni a la ciudadanización, ni a los gobiernos abiertos, ni a las administraciones plurales, y así como ganaban todo, lo más probable es que pierdan todo.
No será fácil para los priístas poderosos entender las proporciones de la caída, aún escuchamos voces de quienes dicen, preparémonos para el próximo triunfo, pero no dicen, preparémonos para cambiar, escucho a quienes gritan, no ha pasado nada, cuando las ruinas los están sepultando.
Quien gana con la caída del PRI, ahorita imposible decir si gana la democracia, si ganan los intereses del pueblo, en siete estados de la república hay una transición que no sabemos de bien a bien si solo será cambio de formas o de fondo.
Los ciudadanos tenemos confianza en que habrá cambio de formas no de caras, pero también tenemos confianza que el PRI siga existiendo pero profundamente transformado, que se deslinde de los oportunistas, ineptos, ladrones, vividores, vanidosos, prepotentes, soberbios, ambiciosos y cínicos, y con sorna me dirán, y quien quedará a dentro, pues quienes con honestidad quiera participar elaborando alternativas para este país con mil carencias.
No hablo de obreros o campesinos, no hablamos de los habitantes de los pueblos olvidados o los que habitan el cinturones de miseria urbana, también hablamos del mediano y pequeño empresario marginado y excluido, del constructor tratado con desprecio, del comerciante si posibilidades de nada mas de ir desapareciendo ante el ingreso de las empresas voraces extranjeras, hablamos de los empresarios y empresas nacionalistas.
El PRI debe empezar de donde surgió, del movimiento campesino, de los interese populares, de la lucha por la reivindicación de la clase obrera, seguramente estoy provocando carcajadas por quienes se van las manos llenas, esos no nos interesan, nos interesan los que se quedan con las manos vacías, los que hasta el último se aferraron a que podían llegar tiempos mejores con los priístas.
Me llama la atención como en los estados donde perdió el PRI surgen las voces de los enriquecidos del sistema que gritan, nos vemos dentro de poco, ganaremos, yo espero que sigan soñando porque el pueblo será su pesadilla, ceo que no pondrán entender que nadie les ganó, ellos se suicidaron con las con las actitudes y comportamientos con los que agraviaron a la patria.
El PRI en todos los estados esperaba ganar sostenido en dos grande mitos, su estructura y su gran capacidad de manipulación. Ambos fracasaron estrepitosamente. La llamada estructura del PRI no existía desde hace tiempo, la cultura priista se iba diluyendo, ya no estaba en los hogares, barrios, colonias, ni con los profesionista, ni en las comunidades rurales, ni con los maestros, ni siquiera en la burocracia.
Hoy, se intenta encontrar culpables sin aceptar que no son errores personales ni de grupos los que los llevaron a la derrota, es una estructura política de la cual abusaron y se excedieron. Por eso hoy escuchamos a gente enriquecida y corrompida como Rosario Robles echar la culpa al clero sin ver que trae las manos ahumadas.
Cierto, el PRI había tocado fondo sin admitirlo, pero en una crisis política tan profunda como la que vive el país, no gano el PAN, ni el PRD, no se confundan, ganó el pueblo y a los candidatos que hizo ganar más vale que lo entiendan y lo entiendan bien, o cumplen, o se van, así de fácil. O no.

Comenta con Facebook