Loading

La carga para Meade ha resultado más pesada de lo que esperaba

Es completamente normal que la ciudadanía haya dejado de creer en el Partido Revolucionario Institucional, una buena cantidad de exgobernadores -priistas también- siguen en el ojo del huracán, los que no están presos se encuentran prófugos de la justicia y parece que es el cuento de nunca acabar, pues a diario surge una nueva noticia de movimientos fraudulentos o de propiedades lógicamente mal habidas que ocasionan el rechazo de la gente hacia todo lo que huela a PRI.
Esto sin mencionar casos que ahora vuelven al escenario político, “La Casa Blanca” la “Estafa Maestra” y ahora para rematar se han detectado malos manejos en una de las Secretarías en donde más falta hace el dinero por el tipo de beneficiarios, la Sagarpa, y no es que en las demás dependencias no se busque apoyar a quien más lo necesita, pero el sector primario de este país requiere desde hace muchos años que se le inyecten más recursos si es que se quieren alcanzar metas como la autosuficiencia alimentaria, sin embargo ahora se puede comprender porque el retraso de los programas o la falta de dinero para impulsar lo que el sector agropecuario de México realmente necesita para que este país camine desde su base productiva, es decir el campo.
Y si se habla de las reformas que impulsó el presidente Peña Nieto, algunas de las cuales al parecer requieren de más tiempo para que alcancen los objetivos que se persiguen, como lo es la energética, misma que sigue recibiendo el repudio de la ciudadanía por los precios que han alcanzado las gasolinas, el diésel, el gas doméstico y la electricidad, circunstancia que ha ocasionado el incremento de la canasta básica y de todos los productos en general, lo que conlleva a la molestia generalizada entre la población y un excelente motivo para no votar por el PRI, así hayan sido la mayoría de los partidos políticos los que aprobaron estas modificaciones que no han caminado como se esperaba.
Otro de los aspectos negativos de este gobierno es el de la inseguridad que si bien se controló en algunas regiones del país, como lo fue en entidades como Chihuahua, Coahuila y el propio Durango, se despertó e intensificó en otras, igualándose por el momento la cifra de muertes ocurridas durante el sexenio de Felipe Calderón, en este rubro, desde la desaparición de 43 jóvenes de una universidad del estado de Guerrero en el mes de septiembre del 2014 empezó a desgastar a la administración federal y con ello a la figura presidencial, algo que se percibe un día sí y otro también en las redes sociales, espacio que se ha convertido en el lugar en donde todo mundo es enjuiciado y si es el caso condenado sin oportunidad de defensa o al menos de una explicación.
Por esto y muchas otras situaciones que se han dado en estos cinco años de gobierno priista será muy difícil para José Antonio Meade remontar la desventaja que tiene en las encuestas con relación al eterno candidato Andrés Manuel López Obrador, el tiempo transcurre y no parece haber alguna variación que cambie el resultado de la jornada electoral del próximo primero de julio, la experiencia, preparación y algunas otras cualidades de Meade son tan evidentes, como las ocurrencias de AMLO, sin embargo en esta ocasión pareciera que la gente ya no se va a tragar el cuento de un México mejor, no porque el representante del PRI, Verde y Nueva Alianza sea un mal candidato, sino por lo que le tocó cargar a cuestas.

Comenta con Facebook