Loading

La elección que viene: La ruta de Morena

Desde la elección presidencial del año pasado, el centralismo republicano se ha incrementado. Andrés Manuel López Obrador, quiso terminar con el feuderalismo al enviar un contrapeso a los gobernadores y concentrar todas las decisiones de mayor trascendencia, especialmente en la entrega de programas con tinte clientelar.

Por consiguiente, también las decisiones político-electorales se concentrarán en Palacio Nacional, prueba de ello es la postulación de nueva cuenta de Miguel Barbosa para contender por la gubernatura vacante de Puebla.

En el plano local, quien ya leyó y entendió los nuevos movimientos de la política actual, es José Ignacio Aguado Hernández, aspirante a la candidatura de Morena a presidente municipal por Durango.

Aguado invierte la mayor parte de su tiempo para construir consensos en la capital de la República. Seguido se le ve por los rumbos de la Torre de Relaciones Exteriores en Tlatelolco, en los restaurantes aledaños a la Cámara de Diputados y por las inmediaciones del Comité Nacional de Morena.

Y es que desde que Nacho Aguado fue coordinador de la campaña de AMLO en Durango, supo relacionarse muy bien con Marcelo Ebrard, actual canciller; Max Reyes, subsecretario de Relaciones Exteriores y Tatiana Clouthier, actual diputada federal.

Sin embargo, tenemos informes que Nacho no ha descuidado la presencia local, ha sumado actores políticos de diferentes partidos y sindicatos, con quienes ha acudido a colonias y fraccionamientos a realizar presencia, en donde además de llevar presentes propios de estos tiempos, posiciona su discurso en contra de la clase política cuyos integrantes destacan por nunca haber trabajado en labores productivas sino que solamente han vivido del erario sin dar buenos resultados.

Tenemos informes que ha tenido encuentros rápidos con el gobernador del Estado, con quien Aguado tuvo una estrecha relación. Se saludaron en Santiago Papasquiaro y han tomado un par de cafés.

Quizá Aispuro prefiera transitar con un viejo conocido suyo, quien estuvo en su círculo cercano, que iniciar la segunda parte de su mandato con la persistencia de la confrontación que le garantiza la reelección del Dr. Enríquez.

Aguado tendrá que transitar entre los sectores morenistas emanados de la sociedad civil que también aspiran a la alcaldía capitalina, tales como el que encabeza la abogada Martha Arreola y el bloque izquierdoso de Carlos Medina, así como con el ala proveniente del herreracalderato en donde se encuentra Otniel García; sin omitir a Héctor Vela Valenzuela que ha andado bastante activo en las redes sociales.

Podría decirse que Nacho lleva un poco más de ventaja por las relaciones que ha ido construyendo, cuentan sus íntimos que tiene una especie de fijación en la candidatura que no se conforma con alguna otra posición política dentro del Gobierno de la República; está muy decidido, ojalá logre planchar su candidatura y conciliar los intereses del PT y el Verde así como de los diversos grupos de interés que confluyen al interior de Morena, pero todo estará en lo que indique el dedo omnímodo de López Obrador.

Comenta con Facebook