Loading

La guerra que ya inició se hará más encarnizada

Cierra la semana con algunos escenarios políticos que eran previsibles: El Frente Ciudadano por México después de hacer el ridículo por pretender ser ciudadano sin tener ningún vínculo con los ciudadanos, decide cambiar nombre. Después de legalizar su alianza electoral el Partido Acción Nacional (PAN) Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el llamado Movimiento Ciudadano (MC).
Esta alianza lectoral en breve ungirá a Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN, como su candidato a la Presidencia de la República después de haber dejado en el camino a Miguel Ángel Mancera. Al jefe político de la Ciudad de México le faltó decisión, no hizo estructura nacional que le diera más posicionamiento, fue medroso para generar debate, no fue contundente en sus posiciones al interior del frente, ni siquiera con el PRD, esto le trajo debilidad y posteriormente fue desplazado por Anaya.
Ricardo Anaya en poco tiempo golpeó a Gustavo Madero quien lo empoderó en el PAN, desechó a Margarita Zavala y rompió con miembros destacado del PAN identificados con el calderonismo. Fraguaron el frente, solo para tejer un proyecto absolutamente pragmático, sin principios, sin propuestas de fondo, golpeador, coyunturero. Al final, el PAN impuso candidato. El PRD solo ha sido incondicional acompañante, al igual que el Movimiento Ciudadano, Ricardo Anaya, si llega a la presidencia, se los quitará de encima.
Ricardo Anaya sabe manejar muy bien su imagen, es hábil en el manejo de su discurso, aunque sea falso. En nuestra opinión, Anaya será como candidato más carismático que el candidato del PRI José Antonio Meade que está en una posición delicada por la falta de liderazgo y con un discurso que impacta poco socialmente, ni siquiera provoca controversia.
Obviamente que los escenarios de riesgo están por verse. Miguel Ángel Mancera quizá haga una rabieta como la que hizo en Morena Ricardo Monreal, no pasará nada, al final aceptará la candidatura de Anaya, se unirá a la campaña desde el gobierno de la Ciudad de México, y buscará que esta decisión no impacte en el perredismo. Tampoco se descarta una migración masiva del PRD a Morena, lo cual Mancera no podrá detener. Si esto sucediera, impactarían de manera significativa a nivel nacional a favor de López Obrador.
Los panistas contrarios a Ricardo Anaya sin duda van a hacer algo, será un escándalo que se tiene guardado, aliados los calderonistas al candidato del PRI, y con profundo resentimiento con Anaya, sacarán cartas que solo se deben manejar a nivel interno, las harán públicas y colocarán en posición difícil al candidato del PAN-PRD-MC. Mientras esto suceda, López Obrador seguirá avanzando sin mucho problema, por el contrario, con particular divertimento.
Hasta hoy, el comportamiento de las Redes Sociales es el peor enemigo del PRI y más adelante de Ricardo Anaya. La fatiga y el hartazgo del 2016 se vuelven a expresar, de seguir esta tendencia, tanto Meade como Anaya se verán debilitados, nosotros creemos que los memes harán estragos e influirán en cambios en la correlación de fuerzas.
Una cosa es cierta, tanto el PAN como el PRI, el PRD y el MC son antimorenistas, su enemigo común es López Obrador, esto abre la posibilidad de que para cerrarle el paso haya pactos oscuros entre ellos. Si el candidato del PRI gana no pasa nada en el PAN ni en el PRD, si gana Anaya, no pasará nada en el PRI y sus aliados.
Si gana López Obrador se podría presentar un cambio de escenarios políticos profundos, pero pocos en el modelo económico. Ya lo dijo una calificadora internacional, la estabilidad de México no corre riesgos, se mantendrá sin Tratado de Libre Comercio y si gana López Obrador, esto ha dado confianza en los grupos de los poderes fácticos al seguro candidato de Morena. También es cierto que con los próximos destapes, la guerra que ya inició se hará más encarnizada. O no.

Comenta con Facebook