MINUTO X MINUTO

La historia se repite: 19 de Septiembre de 1985… 19 de septiembre del 2017


Volvió a rugir la tierra devastadoramente debajo de los pies de millones de mexicanos.
En una trágica coincidencia o broma macabra que el destino nos tenía reservada, el mismo día y el mismo mes de hace 32 años, en 1985, otro tremendo sismo, llamado entonces temblor o terremoto, volvió a sacudir a nuestra hermosa Ciudad de los Palacios, hoy, oficialmente llamada Ciudad de México.
En aquel entonces fue de consecuencias más terribles porque éramos un México menos preparado para estos acontecimientos y con edificaciones más viejas y derruidas que el movimiento telúrico se encargó de derrumbar, pero de aquellas edificaciones sobrevivientes, en este segundo movimiento sísmico se desplomaron casi medio centenar, hablando de la CDMX, pero en los estados vecinos, los daños en su infraestructura fueron mayores.
Entre huracanes y sismos, la naturaleza pone a prueba el temple del que estamos hechos los mexicanos. Y nuevamente las muestras de solidaridad de la sociedad civil se hicieron presentes.
Dejando ahora un saldo de alrededor de doscientos cincuenta muertos, miles de heridos y más de un centenar de edificios, casas y comercios colapsados, en un radio de daños que comprende además de la Capital del país, los estados de Morelos, Estado de México y, su epicentro que fue Puebla.
Pero días antes, el 7 de este mismo mes de septiembre, de la noche a la mañana los mexicanos del sur del país, ya habían amanecido sin sus hogares y sin escuelas, Oaxaca, Chiapas y parte de Tabasco, en el primer sismo que fue de mayor intensidad, 8.2 lo que seguramente dejó debilitadas las estructuras para el que sucedió antier.
Pues bien, esta terrible desgracia nos tiene a todos consternados, hogares enlutados y miles de familias que se quedaron sin techo en esos estados de la República, de por sí empobrecidos, lo que obviamente está provocando otra reacción social y política.
Desde el primer temblor del 7 de septiembre, Andrés Manuel López Obrador ofreció que el 20% de las prerrogativas que les da el INE los donará a las víctimas, consistente en unos 41 millones de pesos, pero el órgano electoral se negó, porque dijo que sería un “delito” darle un destino distinto a ese recurso fuera de los gastos políticos electorales aunque sea para fines altruistas. Lo que ha sido criticado que no hubo la sensibilidad social del INE para comprender que se trata de un acto de solidaridad con los que cayeron en desgracia.
El PRD, pronto brincaron diciendo que ese era un oportunismo político de AMLO para lucirse políticamente, a lo que el Tabasqueño les contestó que no hay problema, que todos los partidos políticos hagan lo mismo y que destinen buena parte de sus ingresos para donarlos a esta noble causa. Enrique Ochoa pidió a la SHCP, estudie alguna propuesta.
Pero en las redes sociales, está circulando una publicación que se hizo viral y que a la letra dice: “Tenemos que unirnos, para exigir que los partidos políticos, no reciban ningún dinero para las campañas. No queremos ver espectaculares, ni volantes ni promocionales en TV ni en radio. El dinero que se utilice para México, para su reconstrucción”.
Lo cierto es que primero es México y después los partidos, el país está muy agraviado por tanta corrupción, impunidad y cinismo, las posiciones y discursos de los políticos tienen que ser muy cautos para no lastimar más a una sociedad que se encuentra muy sensible, otra torpeza ya no la aguantarán los ciudadanos.
La agenda del gobierno en sus primeros niveles, debe cambiar, postergar el cálculo político y eliminar de adeveras los excesivos gastos superfluos como la de los partidos políticos y la publicidad oficial de Los Pinos, para darle prioridad a la agenda de contingencia.
Me parece de poca sensibilidad del presidente del Senado, Ernesto Cordero, anunciar que abre un número de cuenta para recibir donativos para las víctimas de esta desgracia, cuando ellos se negaron hace meses reducirse su salario un diez por ciento, y que en voz del senador panista Javier Lozano, contestó que si le descontaban de su sueldo, ¿Entonces a qué se iba a dedicar, a robar o qué?”. La demanda social no se dejó esperar al clamar que los senadores donen un mes de su sueldo a las víctimas.
Y lo mismo lo expresado por el presidente del CEN del PRI, en el sentido que abría una cuenta para que los mexicanos hicieran depósitos y el partido lo haría llegar a las víctimas de esta tragedia, lo que causó hilaridad, pues en qué cabeza cabe que en estos momentos de tanta incredulidad en los partidos políticos por tanta corrupción, alguien les vaya a entregar a los partidos dinero para los damnificados. Sobraron voces reclamando que empezara donando su inmoral autoliquidación que él mismo se impuso como Director de la CFE.
Así mismo, una indignación ciudadana ha provocado, que el anterior gobierno de Oaxaca de Gabino Cue, adquirió supuestamente seis mil alarmas sísmicas para ése estado y sólo aparecen tres mil, lo que revela que sólo compraron tres mil alarmas y les sobrefacturaron por el doble. Y la empresa proveedora anunció que desde enero se retiró porque no les han querido pagar una parte de esas tres mil alarmas en el actual gobierno de Alejandro Murat. Qué barbaridad.
María Fernanda Meras Escárpita, fue el nombre de la duranguense que murió en el temblor de antier en el edificio del Colegio Enrique Rébsamen, que colapsó. Mi sentido pésame a la familia Meras Rojas, mis consuegros, por la pérdida de su nieta.