Loading

La llamada de Elba Esther a Julián Salvador

La liberación de Elba Esther Gordillo Morales causó gran consternación, sin lugar a dudas el móvil de su encarcelamiento fue político y de igual manera, su puesta en libertad es de la misma naturaleza.

Al igual que Manlio Fabio Beltrones, la maestra tiene sus tentáculos de poder por doquiera, el estar encerrada en su jaula de oro no fue óbice para que continuara operando políticamente como fue el caso de aprovechar el vacío de poder que se generó al interior del SNTE y cuyas consecuencias se fueron reflejadas en la pasada elección, en donde Juan Díaz de la Torre, producto de su ingenuidad se fue de bruces y desmoronó toda la estructura política del que fuera el sindicato más grande y poderoso de América Latina, a tal grado, que hasta desapareció el último partido de origen corporativista como fue el caso de Nueva Alianza.

Ahora, Elba Esther, recobra su libertad a plenitud para salir no solamente a cobrar venganza a quienes la negaron como San Pedro a Cristo, sino para corresponder las lealtades de quienes le profirieron y mantuvieron su lealtad en la decadencia, quienes se verán beneficiados ya sea con la recuperación del SNTE o la fundación de un nuevo sindicato magisterial así como en la creación de un nuevo partido político a través de las estructuras creadas para darle vida a la agrupación Redes Sociales Progresistas.

En este sentido, se recompone el tablero político-magisterial tanto en lo nacional como en lo local. A nivel federal habrá que seguir de cerca a Rafael Ochoa y Fernando González; mientras que en nuestra entidad a Julián Salvador Reyes, quien fue desplazado por su cercanía con la maestra Gordillo.

Efectivamente, el profe Julián, pretendió ser diputado federal por el principio de representación proporcional así como dirigente estatal de Nueva Alianza, pero en ambas pretensiones fue bloqueado por la lucha de grupos al interior del SNTE.

Salvador Reyes fue consciente de las circunstancias y no le quedó otra más que ver, oír y callar así como esperar los tiempos para que se acomodaran las cosas, hasta que recibió una llamada de la prisión domiciliaria de Polanco para que se contactara con Rafael Ochoa y se pusiera a buscar adeptos para la candidatura de López Obrador.

Y así fue, Julián Salvador comenzó a aglutinar a los profesores que fueron damnificados por el sectarismo practicado en las secciones 12, 35 y 44; invitó a Juan Mejorado Olaguez, quien a su vez fue despreciado por Luis Enrique Benítez para iniciar con la operación política de Redes Sociales Progresistas.

Hoy la suerte política le ha vuelto a sonreír a Julián Salvador, quien ha de estar pensando que valió la pena esperar los tiempos pues sin lugar a dudas, será el enlace magisterial de la maestra Gordillo en Durango, como en su tiempo fue el finado José Ángel Ibáñez.

Habrá que esperar las reacciones de Juan Díaz de la Torre, de los secretarios seccionales si se mantienen fieles a su frágil dirigente o se suman a la nueva organización sindical cuya afiliación promueve Julián Salvador.

Comenta con Facebook