Loading

La pobreza es el principal lastre al desarrollo

la economia de la politica

Siempre me he preguntado el porqué de la pobreza tan marcada en México, por qué el habitar en un país abundante en recursos y luchar por superarse no garantiza la salida de la pobreza, vivimos en un país por demás desigual y a pesar de los innumerables esfuerzos que se dice han realizado los gobiernos a lo largo de varios sexenios, pareciera que nos encontramos en un pozo sin salida.
En México alcanzamos niveles de desigualdad que no pueden compararse con ningún otro país de la OCDE, organización de la que nos jactamos de pertenecer, aún sin al parecer merecerlo. Según el PNUD, la desigualdad de ingresos entre el decil poblacional más alto, y el más bajo es de 25 veces, mientras que el promedio de la OCDE, aún con nuestras deshonrosas estadísticas contribuyendo al mismo, es de solo 9 veces. Hoy en día, México es un país en el que nacer mujer o indígena parece ponerte en una situación de desventaja desde la primera bocanada de aire que entra a los pulmones, y en donde nacer en estas condiciones solo te ofrece un paso directo a formar parte de las estadísticas que reportan un 40% del total de la población indígena en pobreza extrema. (Según el Banco Mundial, la pobreza extrema se define como aquellas familias cuyo ingreso menor a 1 dólar diario, es causa de los porcentajes de desnutrición, mortandad infantil, falta de accesos a servicios básicos de subsistencia y analfabetismo más altos).
Somos un país de ninis, de los cuales la mayoría son mujeres, nuestros adolescentes no están desarrollando ninguna actividad productiva o académica, y cómo no, si no existe ningún incentivo para siquiera intentarlo, la baja movilidad social que padecemos nos arrebata la esperanza de algún día poder llegar a cambiar de estrato. Antaño era bien sabido que “si le echabas ganas” podías aspirar a que tus hijos no tuvieran las carencias que tu tuviste, hoy en día estamos estancados, y no es sino este estancamiento el que convierte a la delincuencia en un atractivo refugio, ya no con el fin de acceder a los lujos y al poder con los que la mercadotecnia nos bombardea, sino de poder sobrevivir un día más.
Definitivamente es posible erradicar la pobreza aún en México, país en el que la misma parece haber formado parte de la tradición, sin embargo, es imposible suponer siquiera que esto sería un proyecto de un solo periodo ya sea legislativo o ejecutivo. Uno de los primeros obstáculos que debemos eliminar, para poder alcanzar la meta de disminuir de manera tangible las tasas de pobreza que azotan a nuestro país, es la visión cortoplacista que ha caracterizado a la clase política mexicana, y poder continuar con proyectos de gobiernos o legislaturas anteriores que bien pueden mejorar la calidad de vida de los mexicanos a más largo plazo. Ampliar nuestro horizonte más hacia el futuro, y también, por qué no, nuestros recuerdos más hacia el pasado.
Este es un llamado de atención a los candidatos que formarán parte de los nombres puestos en las boletas de este proceso electoral, tanto para gobernar estados como para formar parte de la LXIII Legislatura Federal y las locales. En México debemos terminar con la pobreza, pero a través de acciones fuertes y concisas, no dádivas, acciones que trasciendan los periodos y que retomen experiencias pasadas, el protagonismo se logra con hechos, no discursos.

fcamposcardosa@gmail.com
@JFCamposC

Comenta con Facebook