Loading

La tarea de la LXVIII Legislatura

Se ha instalado la LXVIII legislatura, la mayoría la conforman Morena y el PT, parte de un hecho histórico que sentimos quizá los mismos morenistas y petistas aún no lo entienden o asimilan a cabalidad, no se diga priistas y panistas.
Los diputados de mayoría deben de entender que no fueron electos por ser conocidos, ni por su liderazgo, su curul la deben a los ciudadanos, para que sirvan a los ciudadanos, no a ningún poder ni poderoso.
Los diputados del anterior modelo político creían que el voto se lo merecían y lo obtenían a cambio de nada, solo para defender al gobierno y al gobernante en turno, así lo entendieron tanto los diputados del PRI como los del PAN. Los diputados del PAN no fueron legisladores de ningún cambio, incluso llegaron a la pedantería de andar con guaruras disfrazados de fotógrafos, manejadores de prensa o asistentes. Verlos llegar a hacer una gestión con aires de perdonavidas era realmente penoso.
Los diputados petista y morenistas deben de ligarse a los ciudadanos, no hablamos de pobres o ricos, ni de los de abajo o de arriba, hablamos de los ciudadanos, de sus órganos representativos a nivel académico, económico, social, cultural, deportivo.
Están obligados a escuchar la voz ciudadana, no a resolver ocurrencias o que los abrumen los buscadores de dádivas, sino escuchar, explicar porque unas cosas se pueden y tras no, a diferenciar lo deseable con lo posible.
Si los nuevos diputados se aíslan y divorcian de los ciudadanos, solo estarán colaborando al fracaso del proyecto de López Obrador, una vez más, traicionando a quienes les dieron su confianza.
Ciertamente, la conformación de los diputados de Morena y PT es mezcla de orígenes, culturas, trayectorias, antecedentes muy variados. Para nosotros esto no es motivo de escándalo, quizá sea mejor “bueno por conocer que malo por conocido”, lo importante es que establezcan agenda, que trabajen en ella, que replique lo bueno del Gobierno Federal, también sean lo suficientemente honestos para plantear su desacuerdo, darle viabilidad a la pluralidad y a los contrapesos.
Los diputados de mayoría deben de llevar a tribuna temas de interés nacional, local o municipal. Analizar y debatir las acciones de gobierno, sus prácticas en la aplicación de las políticas públicas y los escándalos silenciados, como la estafa maestra en la que la UJED está señalada y todos callan al respecto, incluyendo los candidatos que aspiran por la rectoría, los diputados de la anterior Legislatura jamás abordaron temas incómodos para debatirlos.
El bloque mayoritario debe trabajar en garantizar la libertad de expresión, entender que la ciudadanía quiere información no controlada ni manipulada, que espera que los articulistas sean voces críticas, sin miedo a que los agredan, sin que les llame el político para regañarlos, ni que se autolimiten por temor a represalias.
Deseamos éxito a la nueva Legislatura y esperamos mucho de ella, sobre todo, que sean críticos cuando haya que hacerlo, denunciantes cuando tengan pruebas, y garantes de la salvaguarda de los derechos constitucionales de todos. O no.

Comenta con Facebook