Loading

La TV también cambia

Yuriria Sierra

Hace veinte años aún esperábamos ansiosos que llegara cierta hora de un día determinado para sentarnos a ver un programa de tele. Teníamos sólo la televisión, la radio y los medios impresos para informarnos. Estos últimos, hace 15 años, ya tenían todos su plataforma digital, su página de internet. Pero no había todavía ese boom de las redes sociales, así que su alcance aún no se disparaba. Y cuánto ha cambiado el medio desde entonces. Es una época interesantísima para observar cómo la comunicación, como industria, ha tenido que transformarse y, con ello, el cómo nos ofrece cada vez más posibilidades. Ya no tenemos que esperar un día y hora en particular para ver un programa de televisión. Ya tampoco nos limitamos a informarnos en los medios tradicionales. Ahora un meme en Twitter o en Facebook puede ser un editorial mucho más poderoso y penetrante que una columna entera. Ahora ya no son (o somos) sólo quienes estamos en pantalla los que hablamos de lo que sucede en el mundo. Ya somos todos: todos somos reporteros o analistas, lo mismo alguien que captura el momento de soberbia o brutalidad de un #lord o una #lady, que quien capturó la aterradora imagen del pequeño Omran tras ser rescatado hace un par de días luego de un bombardeo en Siria. O el boom de la creatividad y la gracia de decenas de youtubers cuyo talento captura a millones de personas y atraviesan las fronteras. Tan globales las posibilidades y, por lo mismo, tan globales sus alcances. La televisión también se ha ido adaptando: ahora es mucho más sencillo que lo que se produce aquí, lo que usted vio ayer en su canal favorito, pueda ser visto en cualquier parte del mundo. O por usted, si acaso “se lo perdió”. Basta con que un clip esté disponible en una página de internet o en YouTube para que corra por todos los rincones del planeta.
Por lo anterior es que me entusiasma muchísimo el momento que está viviendo la televisión mexicana. Desde hace unos meses se están calentando los motores para que, por primera vez en más de veinte años, llegue una nueva cadena de televisión nacional. También desde hace un tiempo se nos anunció que la era de Joaquín López-Dóriga en El Noticiero terminaría y que TV Azteca relanzaría su marca. Todo esto se está materializando al mismo tiempo en que vemos cómo las plataformas digitales explotan. No sólo por las redes sociales, sino porque las compañías están impulsando el streaming como vehículo para ofrecer sus contenidos. Y el surgimiento de los famosos OTT’s (Netflix, Blim, Hulu, etc). En el mundo, la gente está viendo más televisión que nunca antes. Sólo que la televisión ya no se ve sólo ahí, donde mis abuelos, mi madre y yo misma la vimos. Todos sus productos están en todas partes y hoy se sirven también de lo que se genera en internet.
Y tomará tiempo, como todo proceso evolutivo, pero estamos siendo testigos y partícipes de esto, algo histórico. De cómo Televisa le está apostando a las mujeres: Denise Maerker, Paola Rojas, Karla Iberia Sánchez, Ana Paula Ordorica. De ver cómo TV Azteca va por talentos emergentes, estrellas de redes sociales como Javier Risco. O cómo HBO le apuesta a Chumel Torres, un talento nacido en YouTube. Y pronto, prontísimo, veremos a un líder como Ciro Gómez Leyva con una propuesta informativa inteligentísima y muchas sorpresas más que le tendremos en el nuevo canal nacional de Grupo Imagen Multimedia. A todos y a todas, hay que desearles mucho éxito, porque en la medida que lo tengan la televisión es la que saldrá fortalecida.
El medio se está transformando y estos cambios los está dirigiendo la velocidad con la que se crean nuevas tecnologías. Porque estas nuevas herramientas han diluido todos los límites, las fronteras y las legislaciones; si usted no encuentra algo en un canal de televisión, lo encuentra en cualquier otra plataforma. Nunca antes la oferta fue tan amplia: nunca antes los retos tan grandes y, por lo tanto, tan emocionantes.
La televisión se está transformando y quienes formamos parte de esta industria estamos tan entusiasmados por hacer las cosas distintas, ya no sólo en contenido sino en la forma en que lo presentamos. Y porque estos nuevos tiempos parecen que serán de constantes cambios, todos en beneficio de quienes nos ven por televisión… o en su teléfono, tableta, Xbox, YouTube, Facebook, Twitter, Snapchat, Periscope y todas las apps que falten por inventarse. Esperamos estar a la altura de este maravilloso reto.

Comenta con Facebook