Loading

La vuelta 19

Francisco Garfias

La vuelta 19 del Gran Premio de México me cimbró. Desde el privilegiado lugar que ocupaba en el lounge de Ferrari —arriba de los pits de Sebastian Vettel— observé a miles de mexicanos instalados en las gradas principales, levantar el brazo con el puño cerrado para homenajear a las víctimas de los sismos del “septiembre negro”.
Nudo en la garganta inevitable. Unidad, solidaridad, cohesión en el lugar. Volvieron las imágenes que se quedaron en mi memoria del 19, 20 y 21 de septiembre en recorridos por las calles de la Condesa y la Roma.
Un ruido alertaba la presencia de un posible sobreviviente en los escombros. El puño en alto era la señal, instrucción, alerta para guardar absoluto silencio para ubicarlo.
¿La diferencia? En el autódromo era para mostrar al mundo que México sigue de pie.
Me invadió la misma emoción que cuando vi a los famosos , más allá de zonas postales y clases sociales.
En el autódromo se guardó un minuto de silencio. No faltó un gran coro con el Himno Nacional. Tampoco, el espontáneo el grito de ¡México! ¡México!
Salí del evento con el recuerdo de una frase que vi plasmada en una foto durante los terremotos de 1985: México es más grande que sus problemas.
En las inmediaciones del Paddock Club vimos muy activa a Margarita Zavala. Recolectaba firmas para su candidatura independiente. Andaba sola en la talacha antes de que arrancara el Gran Premio. Nos dicen que juntó mil 500 firmas en los tres días que duró el evento.
La otrora primera dama llevaba una cachucha de Telmex Citi. Ponía su mejor sonrisa a la hora de solicitar apoyo para su candidatura. Ya dentro, en los pasillos del Paddock, la alcanzó el expresidente Felipe Calderón. Sesión de fotos, sonrisas, apretón de manos, intercambio de palabras.
Por allí andaba el poderoso empresario Carlos Slim, amigo y patrocinador de Checo Pérez, aficionado a las carreras de autos. Lo acompañaba su yerno Arturo Elías Ayub, gente de empresa, del espectáculo, periodistas famosos, funcionarios. Le tout Mexique, pues.
Muy lejos del ritmo que deberían traer están los precandidatos independientes a la Presidencia. Van 14 días y los sin partido apenas han reunido, en su conjunto, 87 mil firmas.
Cada uno requiere juntar 867 mil antes del 14 de febrero para ver su nombre en la boleta de la elección presidencial.
La más adelantada es Margarita. La expanista lleva 35 mil 738 registros. Le sigue El Bronco con 20 mil 471. La zapatista Marychuy anda por los 12 mil 379. Armando Ríos Piter ya juntó 7 mil 745 y Pedro Ferriz cuatro mil.
Ríos Piter, por cierto, deja el Senado el primero de noviembre. Le envió a Ernesto Cordero la solicitud de licencia “por tiempo indefinido”. El guerrerense solicitó hablar en tribuna antes de irse. En su equipo nos dicen que va a dedicarse de tiempo completo a reunir firmas.
Del México bonito al México cotidiano. Alrededor de mil 500 familias quintanarroenses que contrataron cajas de seguridad de la First Nacional Security de Cancún resultaron afectadas en su patrimonio con la intervención, por parte de la SEIDO, de la citada empresa. Desde hace 15 días no pueden acceder a las cajas donde guardan sus valores. La SEIDO tiene una investigación en curso y, según uno de los afectados, se las quiere traer a la Ciudad de México.
Diputados federales quintanarroenses, de diversas fracciones parlamentarias, se unieron para exigir al pleno que se vote la comparecencia del encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, y del titular de la SEIDO, Israel Lira Salas, para aclarar este tema que, afirman, daña el patrimonio de mil 500 familias de esa entidad.
“No estamos en contra de que se lleve el proceso judicial como tal. Lo que no podemos permitir es que se violente la garantía de audiencia que marca el derecho humano y la Constitución”, dijo el priista José Luis Medina Toledo, supuestamente uno de los afectados, quien asumió el papel de vocero de los legisladores. No hay informes, dicen, de quiénes son los investigados. Pero, por lo pronto, los quintanarroenses ya las llaman Las Cajas de Pandora.
Por fin se pusieron de acuerdo en algo los senadores. Priistas y verdes cedieron a la exigencia del PAN, PT-Morena y PRD de citar al encargado de despacho de la PGR, el citado Elías Beltrán, para que explique los motivos por los que corrió al fiscal electoral, Santiago Nieto, y analizar si cumple con los requisitos legales para la tarea que desempeña.
La bronca es que no hay acuerdos en el procedimiento y que el asunto no llegó al pleno para ser autorizado.
Donde no hubo modo de arreglarse fue en el tema de la votación abierta del tema que pide la oposición con el argumento de que la Fepade acéfala no es un tema de personas, sino de instituciones. Por allí no transitan ni el PRI ni el Verde, aunque ya no se trata de la reinstalación de Santiago Nieto.
A coro coincidieron los opositores en la afirmación de que vivimos una crisis de procuración de justicia que se refleja en la ausencia del procurador o un fiscal general, la inexistencia de un fiscal anticorrupción y la guillotina que cortó la cabeza al titular de la Fepade.
La senadora del PRI, Ana Lilia Herrera, presidenta de la Junta de Coordinación Política, salió al paso de las afirmaciones de opositores en tribuna y aseguró que ni el PRI ni sus aliados quieren imponer un “fiscal a modo”.
Dolores Padierna, del bloque PT-Morena, de plano pidió la destitución del encargado de despacho, con el argumento de que no llena los requisitos para realizar las tareas de procurador.

Comenta con Facebook