MINUTO X MINUTO

Cachimba



A COMPARAR… A unos meses de realizarse la elección del próximo presidente o presidenta de la república los votantes tendrán la oportunidad de contrastar la trayectoria, sus actuaciones y sus resultados en la carrera pública de los aspirantes presidenciales. La sociedad ha mostrado desconfianza de la clase política, porque persiste una continuidad de la brecha que separa lo político de lo ciudadano.

CORRUPCIÓN… Existe un factor fundamental para el resultado electoral; el tema de la corrupción que va de la mano con la impunidad. El elector sin duda castigará con su voto a todo aquel candidato a quien se relacione con este mal tan lacerante que es la corrupción. Los candidatos cuya imagen esté manchada por antecedentes e incluso simples conjeturas sobre corrupción serán señalados y rechazados por la gente.

COMPETENCIA… Nos estamos acostumbrando a escuchar ataques y descalificaciones entre aspirantes, por demostrar quién es más corrupto, y nos estamos olvidando de quién tiene la mejor propuesta para enfrentar los múltiples problemas que afronta nuestro país, agravados por los terremotos.

CASTIGO… El llamado voto de castigo seguirá jugando un papel fundamental en los resultados electorales, es una expresión de descontento contra quienes han fallado en el quehacer político y por lo tanto este voto busca impedir el acceso a una nueva representación política. Hay que esperar ahora la definición de quiénes serán los candidatos o candidatas y a ver de qué tamaño traen la cola que se la puedan pisar.

IMPUNIDAD… Aunque ya no son tan frecuentes como en otras épocas, ocasionalmente aún hay líderes que deciden bloquear calles y perjudicar a cientos o miles de ciudadanos, con total impunidad, con tal de llamar la atención. Con cualquier pretexto, como ocurrió ayer en el Congreso, juntan a diez o 40 personas y las llevan a bloquear una calle, causando retrasos, caos vial y desesperación a quienes ven afectada su libertad de tránsito.

TÁCTICA… Los grupos y las personas tienen derecho a manifestarse, pero no tienen derecho a bloquear calles. El problema es que se tolera e incluso se premia. Por lo general quien causa problemas es atendido y obtiene lo que busca, que normalmente no es lo que dice en la protesta y lo que realmente quiere se maneja por debajo de la mesa. Y las corporaciones y los responsables de hacer cumplir la ley por lo general tienen miedo de desalojar un bloqueo para que no los acusen de represores.