Loading

Cachimba

GASTOS… Cada proceso electoral y cada campaña son diferentes, y en esta ocasión se nota cómo de acuerdo con los topes en gastos, hay menos derroche. Años atrás era excesivo el gasto que se hacía en publicidad, que más que ayudar saturaba y contaminaba, con pasacalles, volantes, posters, pendones, etcétera. Además ahora la gente exige un mayor contacto, quiere conocer a quienes buscan los cargos de elección, de modo que ahora se les puede ver más seguido tocando puertas, en los cruceros o en eventos en puntos de mayor concentración como son mercados o plazas, en el afán de estar más cerca y permear más.

OPINIONES… Las encuestas siguen siendo buenas para unos y malas o regulares para otros; es de esperarse que hasta el final de las campañas se seguirá escuchando sobre resultados de estos estudios de opinión aunque al final se trata de percepciones solamente. Es sabido que en cada elección muchas encuestas se equivocan y solo unas pocas aciertan en resultados aproximados. Al final todos deberán atenerse a la encuesta mayor, la de las urnas el día de la elección.

CONFIANZA… Y además las encuestas han dejado de ser confiables para muchas personas porque se han estado usando como instrumento de propaganda. Hace apenas unos días uno de los candidatos a la presidencia difundía una encuesta en la que aparecía como puntero, pero inmediatamente la empresa que supuestamente había hecho tal encuesta aclaró que era falsa, que ellos no la hicieron.

EQUIPO… Se está convocando en Gómez Palacio por parte de los candidatos del PRI en La Laguna a un pronunciamiento conjunto. Esto llama la atención porque en comparación con otras campañas, se ve que estos candidatos van juntos en una estrategia de convencimiento al electorado. Aquí se involucran candidatos a senadores, a diputados federales y a diputados locales.

CULTURA DEPORTIVA… Una necesidad apremiante es que los organizadores de eventos deportivos cuiden detalles que a veces se les pasan por alto, como es la gran cantidad de basura que a veces se genera en las competencias. De ninguna manera se justifica que los “deportistas” dejen basura a su paso, pero tampoco que los organizadores descuiden este rubro y se confíen en que los servicios de limpia limpiarán todo después.

Comenta con Facebook