Loading

Las raíces de Héctor Mayagoitia

Su origen y contexto
Decía la reina de la narrativa y biógrafa por excelencia Esther Vilar, que “no debemos biografiar a nadie sin antes contextualizar su tiempo, el momento que le tocó vivir y en el que sobrevivió, pues son fotografías que se congelan de cada época con la palabra escrita y a los personajes centrales con sus triunfos y fracasos que encarnaron”.
Y tenía mucha razón la admirada escritora. Su convicción personal es que, cuando se escribe, se describe el entorno y su tiempo, todos tenemos un marco en el que crecimos dueños de un origen. Los que han sido artífices y protagonistas de nuestra historia local, tienen una raíz.
Lo que nos explica, en este caso particular, el desenlace de la vida y formación académica y profesional del gobernador Mayagoitia, así como su vocación que lo ha llevado a ser un consagrado académico y científico en la investigación. Y magnífico gobernante en su tiempo, lo cual se acredita en esta narrativa como uno de los mejores gobernadores que son recordados por los duranguenses más allá de partidos o ideologías.
Respetado y respetable por haber sido un hombre comprometido con su tiempo, que logró la conciliación y suma de todas las expresiones políticas, al margen de las pasiones muy locales, generando una paz social y estabilidad política y que gobernó Durango con gran pasión, incluyente, perfeccionista y bondadoso, de pensamiento agudo y conducta honesta.
Así lo perciben también los duranguenses del diario vivir que son ajenos a los menesteres de la política, la sociedad civil, que lo respetó y lo recuerda con afecto, los que tienen presente el sentido social con el que gobernó, porque va implícito un reconocimiento ciudadano, como lo reconocen distintas generaciones quienes se lo profesan siempre con palabras de cariño, porque, saben de sus mayores, que dejó buen sabor en su paso de gobierno, durangueño hasta “las cachas”, con profundas raíces. Así es Héctor Mayagoitia Domínguez.
De tal manera, la pluma de éste escritor, pretende rememorar la obra pública del gobernador Héctor Mayagoitia Domínguez, para el debido registro histórico del quehacer público y pueda servir para consulta de las siguientes generaciones. Es obligado en toda memoria histórico-biográfica, ofrecer un antes, una breve semblanza del personaje de carne y hueso.
Debo decir, por otra parte, que a los duranguenses nos encanta conocer palmo a palmo cómo se fueron construyendo las vidas de nuestros gobernantes, porque son parte de una historia emblemática y colectiva de un pueblo que busca referentes, paradigmas del pasado y del presente que todos debemos seguir. Y para muchos, seguramente, serán ejemplo para los duranguenses por nacer.
Héctor Uriel Mayagoitia Domínguez, nació en la capital del estado de Durango, no en la Comarca lagunera, como muchos piensan y fue precisamente en la casa marcada con el 257 de la calle Bruno Martínez, entre las calles Negrete y Aquiles Serdán acera poniente, en pleno Centro Histórico, su hábitat natal. Su primer domicilio en los primeros cuatro años de su vida.
Ese domicilio fue hasta hace poco un desayunador de comida naturista y vegetariana. Lo que son las cosas de la vida, ahí había de nacer un apasionado del naturalismo, de la ecología y del equilibrio ambiental.
Lo dice su Acta de nacimiento… el día 7 de Enero de 1923, a tales horas… hijo de Don Luis Alfonso Mayagoitia Alba y de Guadalupe Domínguez Pulido, vecinos de esta localidad.
Hurgando la apasionante historia local descubrimos que es indistinto, el término de duranguense o durangueño, está acreditado por profesionales de la lingüística. Así que nos referiremos de las dos maneras. Durangueño, era el término con el que se referían nuestros ancestros, antes de los sesenta.

Recuerdos y cronología de su gobierno

Y en el marco de la IV etapa de la Reforma Administrativa en su memorable intervención, Mayagoitia dijo que Durango, al igual que otras entidades, miden las posibilidades de desarrollo, sólo al apoyo que le quiera otorgar el Gobierno Federal, pero que por ineficacia de muchos insensibles miembros de la administración pública federal, la solución a problemas de interés colectivo se ve diferido.
Fustigó la inutilidad de PROFORMEX, las vejaciones y abusos de la Policía Judicial Federal y de la Policía Federal de Caminos, el tortuguismo de CORETT, los retrasos en las asignaciones presupuéstales y que los contratistas de fuera desplazan a los locales. Basta a la simulación y al burocratismo. Remató ese día.
Luego hizo un reclamo al Gobierno Federal, ¡Que las decisiones no se tomen desde el aislamiento de sus oficinas en la Ciudad de México, sin escuchar a la provincia! Cómo olvidarlo. Todavía está pendiente la asignatura de una sana, puntual y verdadera coordinación entre los estados y la Federación.
Las 6 microrregiones (Francisco Villa, Fco. Zarco, Guadalupe Victoria, Silvestre Revueltas, Fco. González de la Vega y la Domingo Arrieta)
Nos llamó la atención a los duranguenses la claridad con la que el Gobernador Mayagoitia visualizó y dividió en regiones la problemática en nuestra geografía estatal, así, unió a los municipios con semejantes demandas, de igual orografía, los mismos recursos naturales que comparten las mismas necesidades de conectividad para plasmar sus problemas en conjunto y planear las políticas públicas en paquete para cada región comprendida por municipios vecinos con problemática común.
Finalmente, presente tenemos en este documento, que fue ese gobierno quien ordenó la elaboración de un estudio geológico llamado “Carta Metalogenética”, de un gran costo económico realizado por un despacho especializado de los Estados Unidos, para detectar las vetas minerales del subsuelo en nuestra geografía duranguense.
En aquel periodo gubernamental se adelantó a sus tiempos y fue pionero en la creación del Departamento de Pesca del Gobierno del Estado, para impulsar esta actividad productiva entre los campesinos, y para fomentarla construyó el primer Centro Piscícola, ubicado en el ejido 15 de Septiembre del Municipio de la Capital.
Sólo cito algunos ejemplos de su gobierno, a manera de introducción, sería muy extenso enumerar el rico legado de Mayagoitia, Hay tantos y tantos temas que aquí se tratan en un esbozo de cronología del que, de hecho, se hizo una microhistoria en lo posible. Pormenorizadamente, se intentó desmenuzar su gobierno.

Comenta con Facebook