MINUTO X MINUTO

Lástima Margarita, adiós para siempre al PAN


Una tormenta electrizó al PAN con la renuncia de Margarita Zavala a su militancia de 33 años en ese partido. Al verse copada por Ricardo Anaya, desojó la margarita y optó por la vía independiente, registrándose ante el INE con ese carácter. Tendrá que reunir en cuatro meses, unas ochocientas cincuenta mil firmas para que prospere su candidatura.
Felipe Calderón está pagando las que debe, cuando fue presidente, gobernó sin su partido y le impuso a mansalva a sus dos improvisados dirigentes nacionales que pasaron en su sexenio, como los más grises, corruptos y de bajo perfil, Germán Martínez Cázares y César Nava Vázquez.
Pero no sólo eso, rijoso, Felipe Calderón antes de ser presidente era de “mecha corta”, pero cuando ocupó Los Pinos, “ya no tenía mecha”. A todos regañaba y maltrataba, no se diga cuando traía unos alcoholes entre pecho y espalda.
FCH peleó con el ex presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, con el ex candidato presidencial Diego Fernández de Ceballos, con el ex senador y hoy gobernador de Chihuahua Javier Corral, con el ex senador Tabasqueño Juan José Rodríguez Prats, insultó a Juan Molinar Orcasitas, abandonó a su suerte a Josefina Vázquez Mota. Qué decir del enfrentamiento que tiene con Vicente Fox a quien se le impuso como candidato, aniquilando a Santiago Creel.
No recuerdo una escisión en ese partido tan importante en cuarenta años que tengo monitoreándolo, ni siquiera lo significó la salida del benefactor de Calderón, Carlos Castillo Peraza, que se fue con mucho rencor con Calderón, pero sin aspavientos y sin estar en disputa alguna candidatura, arrepentido de haber engendrado a FECAL.
Otro pleito que agarró Calderón fue con el duranguense Manuel Espino Barrientos a quien expulsó del PAN después de haber sido Jefe nacional panista en 2005-2007. Otro malqueriente de Felipe Calderón lo es Ernesto Ruffo Appel, primer gobernador panista, por Baja California, quien acusa a la corriente calderonista de traidores, pues dieron forma al PRIAN desde el 2006 y 2012, en que Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón se apoyaron mutuamente para llegar a la presidencia ambos. Así lo afirma el hoy senador Ruffo.
O la salida silenciosa y de facto de Vicente Fox, que detesta a FCH, convertidos los dos en promotores priístas, de EPN desde el 2012. Otros motivos tuvo don Luis Calderón Vega, padre del ex presidente Calderón que también abandonó las filas azules quien por cierto, fue compañero del que esto escribe, en la LI Legislatura Federal, 1979-1982.
Con la emigración del PAN de Margarita y de su cónyuge, junto con la Cocoa Calderón, quienes ya habían amenazado con ello, ¿Cuántos votos le quitarán a ése partido? No creo que muchos, el panista “duro”, es un militante no de vaivenes con personajes, pero eso lo veremos en la próxima elección. Lo que sí es grave ante la opinión pública, es, que vea a un panismo agarrado de las greñas.
A contrario sensu, le daría una bocanada de oxígeno la probable incorporación del PANAL y PVEM que pre anunciaron esa posibilidad, al Frente Ciudadano por México que conforman el PAN, PRD y MC. ¿Oh será acaso que después de la renuncia de Margarita ésos partidos lo reconsideren?
Los panistas seguidores de doña Margarita que yo conozco, estaban dispuestos a seguirla como candidata por el PAN, pero no fuera de ése partido, me dicen. Finalmente, lo que más importa es la reacción de los ciudadanos, los sin partido, que, son los que deciden una elección. Veremos.
¿Habrá hecho bien sus cuentas doña Margarita? Se necesitan más de 15 millones de votos para lograr la presidencia de México, no menos. Y muchos, muchos millones de pesos para esa aventura como independiente o ¿La alentó algún poderoso padrino?
Balacera. Ése anuncio fue un balazo en el pie a la propia Margarita, otro a Ricardo Anaya y otro al PAN y otro al ex presidente, pero, ¿A quién beneficia el berrinche que hizo Margarita en que tomó esa decisión, yo creo que a todos sus adversarios, principalmente PRI y MORENA, menos al PAN.
De alguna manera le ayuda a Moreno Valle, pues debilita a Ricardo y a Margarita. Pero, propicia que el voto útil calderonista se vaya con el PRI en la candidatura de su excolaborador José Antonio Meade, como todo hace suponer será el candidato semipanista y externo del tricolor, o ese voto se tira a la basura al hacerlo por una independiente o, afianza la delantera en las encuestas de Andrés Manuel López Obrador y al PRI.
Lo cierto es que, ahora no sólo dividieron a la izquierda maiceando al PRD, también dividieron a la derecha con la fuga de Margarita, que obviamente su esposo se va con ella, quienes representan, hay que decirlo, a un panismo histórico. A lo que Ricardo Anaya, tendrá que responder al panismo de cepa, si no quiso detener esa emigración o no pudo.
“Se canceló la democracia en el PAN”, dijo Margarita. Lo que nadie le creyó es cuando expresó: “Me voy sin rencor”. “Antes estaba acostumbrada a decir una cosa distinta a de su jefe nacional. “A dónde vaya ella, yo iré” dijo FECAL. Y el antipático Javier Lozano: “¿Quién dice que no se puede partirle la madre al PAN? Ya se le ven las alitas a la senaduría de Paty Flores, su padrino se peleó otra vez con su partido, dicen.
Dice Anaya: “La salida de Margarita sólo le beneficia al PRI, ése PRI que ya no merece otra oportunidad”, “Si el PRI cree que va a lograr repetir la historia del Estado de México, dividiendo y fragmentando a la mala, a la oposición, están equivocados”, agregó.
No necesito hacer la pregunta más importante amigos, ¿Qué tanto repercutirá en el Frente Ciudadano RUMBO AL 2018?, es relativo, porque Ricardo Anaya tiene muy bien amarrada la estructura en el PAN, y, AMLO y el PRI le agradecen a Margarita por haber “escuchado el canto de las sirenas” y se vaya de independiente, ahí no hay futuro. Lástima Margarita.