Loading

Llévelo, llévelo

Vianey Esquinca

Desde el viernes pasado arrancó oficialmente la sexta edición del Buen Fin que busca reactivar la economía del país fomentando el consumo, al tiempo que el comprador obtiene mejores precios o facilidades de pago.
En estos cuatro días de ofertas y descuentos, no sólo estarán participando más de 79 mil empresas, sino que hubo instituciones y personalidades públicas que decidieron adherirse a esta iniciativa financiera. Por ejemplo, la PGR le aplicó al exgobernador de Sonora Guillermo Padrés Elías el 2×1 y, en lugar de una, se llevó ¡dos órdenes de aprehensión! que incluso pudo compartir con su hijo Guillermo Padrés Dagnino.
El Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, hizo una rebajita de 75% al número de indocumentados que según él expulsará. El domingo pasado durante una entrevista para el programa 60 minutos de la cadena CBS dijo que deportaría a dos o tres millones de indocumentados, no los 11 millones que viven en el país. Y hablando del republicano, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, le dio un descuento, y de huracán categoría 5 lo pasó a uno de 4. Según el financiero, el también empresario ha sido más conciliador en sus últimas declaraciones.
Pero Trump no se quedó ahí, el hombre que ha sido noticia de primera plana en las últimas semanas aplicó también el pague uno y llévese cuatro. Así pues, los estadunidenses no sólo van a llevarse un conservador de línea dura ¡sino tres más! Y es que el magnate nominó a otros tres radicales para liderar sus equipos de seguridad nacional y orden público.
El exgobernador de Quintana Roo Roberto Borge también se sumó y adelantó el Buen Fin vendiendo nueve mil 500 hectáreas de la reserva territorial del estado a amigos y familiares en una verdadera ganga. El metro cuadro en algunas zonas las remató en ¡100 pesos!
Uno de los más grandes promotores del programa es el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, que le pregunta a todos los que se le acercan: “¿Vasir a comprar libros este fin de semana para ler? Nomvas a crer los precios”.
Otros solidarios en estos días son los partidos políticos que ofrecen su trabajo ¡sin intereses! Sin interés en representar a la gente, sin interés en pagar los 626.2 millones de pesos que adeudan en impuestos, sin interés en reducir las prerrogativas que reciben anualmente.
Pero, además, los ciudadanos no son los únicos que quieren aprovechar estos días, los políticos también desean obtener unos cuantos beneficios.
Por ejemplo, se sabe que diversas entidades y municipios están esperando que sus acreedores se sumen al Buen Fin y les puedan cobrar sus deudas en meses sin intereses, o en pagos chiquitos para no dañar las finanzas y es que, de acuerdo con reportes de la Secretaría de Hacienda, hasta junio pasado 830 municipios adeudan 47 mil 243.7 millones de pesos.
El jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, también está esperando que el espíritu financiero de este fin de semana le llegué a la Secretaría de Finanzas, para ver si le dan un pilón a su presupuesto.
Otro que seguramente aprovecharán los precios bajos en líneas aéreas es el líder del PAN, Ricardo Anaya, pues así podrá viajar a Atlanta durante todo el siguiente año para visitar a su familia.
Aunque el Buen Fin oficial sólo está presente durante unos cuantos días en noviembre, los políticos lo aplican para su beneficio durante todo el año. Por eso, los 365 días se dan sorpresas y regalos extraordinarios.

Comenta con Facebook