MINUTO X MINUTO

Lo que ahora es fiesta, se puede convertir en lamento


Según los datos dados a conocer por el Gobierno Federal, nuestro país se está posicionando en materia turística, ahora compite con destinos europeos y se coloca entre los primeros lugares del mundo, lo cual es algo que nos debe alegrar ya que la derrama económica es horizontal y favorece desde a los artesanos hasta los malabaristas de los semáforos.
En la tertulia cafetera, en la que nos reunimos jubilados, vagos, bohemios y todo tipo de calaña, comentamos el alto número de grupos de visitantes que se ven por el centro histórico, el museo de Villa de los más visitados.
La seguridad en el Centro Histórico es de primera, el visitante se siente seguro y muy pocos incidentes se registran, el sector comercio, hoteles y restaurantes no registran quejas significativas, lo que habla que se está caminando de manera acertada en la generación de una cultura turística.
Ciertamente, aún falta mucho, no se pueden echar las campanas al vuelo, lo museos necesitan guías que cuando menos hablen inglés, pero bien pueden hablar tres idiomas, claro, estos trabajadores no se emplean por un salario mínimo, son trabajadores calificados a los que se les debe de pagar bien.
Falta la atención bilingüe en el personal de los prestadores de servicio, fundamentalmente en hoteles, restaurantes, gasolineras, taxistas, guías turísticos y servicios de emergencia como: cuerpos de seguridad y servicios médicos.
Hay varias generaciones de egresados de los laboratorios y centros de idiomas sin empleo, ahí hay gente para satisfacer la demanda de este tipo de trabajadores, pero insisto, hay que pagarles un salario decoroso, este tipo de personal no solo se puede usar para atención a turistas extranjeros, también pueden buscar un espacio de tiempo para que enseñen a sus compañeros de trabajo.
En fin, no basta que haya visitantes, sino que se atiendan bien y estos repliquen en sus lugares de origen los cuales no pocos son de otros países, fundamentalmente estadounidenses, el trato que aquí reciben.
Aparte de los servicios y la atención que se deben de mejorar, hay otros graves problemas que afectan al turismo en lo particular y en lo general. La carretera a Mazatlán que se hiciera con enormes recursos, innumerables gestiones, que tuvieron que pasar tres sexenios, desde con Guerrero Mier que inició el proyecto, hasta con Herrera Caldera cuando se concluyó, ha venido a ser –alguien dijo- el socavón de las carreteras en Durango, y creemos tiene razón.
Pese a los bombos y platillos con que fue inaugurada, en la súper carretera sigue habiendo muchos accidentes y cobrando vidas humanas. El gobernador Rosas Aispuro dijo que en este año quedarían totalmente resueltos los problemas de la carretera, no obstante, los accidentes se siguen presentando y nadie sabe cuál es el avance de los arreglos que se le hacen, en qué consisten y cuánto se ha invertido, ahí no hay transparencia informativa, como tampoco en otros temas que ya iremos abordando.
La inseguridad en las carreteras es otro tema: La Cámara Nacional del Transporte de Carga afirma que el robo en carreteras se ha incrementado en un 100%. El 93.5% de estos atracos fueron con violencia, de no atenderse estos problemas de inseguridad en las carreteras, del robo al transporte de carga se pasará a los vehículos particulares y al transporte de pasajeros. Si esto no se previene, lo que ahora es fiesta por el incremento del turismo, se convertirá solo en lamentos por la violencia y los atracos que se cometan. O no.