Loading

Lo que pasaría si gana ya saben quién

Hace dos años, los duranguenses emitieron el voto del enojo y la venganza en contra de una elite política que gobernó el estado con despotismo y crueldad; a ese tiempo de distancia hay desencanto y desgaste porque no se han cumplido del todo las promesas de campaña.
Se ha vuelto común escuchar entre la gente el malestar derivado de la composición variopinta de los gabinetes de los gobiernos de la alternancia, lo cual provoca que cada quien jale agua para sus molinos; esto es lo que sucede cuando las coaliciones partidistas llegan al poder, aunque muchos no lo conciben aún.
Este mismo escenario puede pasar si gana ya saben quién, porque en su afán de llegar al poder, dio cabida a todo el desecho tóxico de México y Durango, sus allegados comentan que es siguiendo la máxima florentina de que el fin justifica los medios, que una vez tomando el control del país no les va a dar ni agua; si esto llega a suceder van a ser sus principales enemigos y los que se encargarán de desestabilizar su gobierno.
A esto hay que añadirle que las cúpulas de los partidos de la coalición Juntos Haremos Historia, también van a reclamar sus tajadas del pastel del poder, así como imponer su ideología en la forma de gobernar, como es el caso del Partido Encuentro Social, que es de corte social y contrariamente radical a todas las ideas progresistas que enaltecen el catálogo de libertades individuales del ser humano.
Lo idóneo para el país es que siguiera el estado de cosas, que gobernara el clásico burócrata, hoy mejor conocido como “Godinez” de la administración pública federal, que conoce cómo funciona todo el sistema, sin embargo, no creo que eso suceda porque puede más el repudio a una clase gobernante, que pensar en la estabilidad.
Hace un par de años, quien garantizaba cierta estabilidad gubernamental era el abanderado del PRI, porque con él repetirían todos esos “Godinez” que ya sabían el teje y maneje de la administración pública estatal pero no fue así, el cambio de clase gobernante trae como consecuencia la inversión de tiempo para que los nuevos funcionarios se adapten en el conocimiento y aprendizaje de los temas administrativos del estado; esto mismo va a pasar si gana ya saben quien, lo malo es que con el paso de los días, las semanas, los meses y quizá el par de años, la gente le va a reclamar la falta de resultados, porque los mexicanos seguimos viendo a los gobernantes como una especie de magos, que van a sacar de su chistera los beneficios y con su varita mágica la solución a los problemas.
Ahora bien, si hoy gana ya saben quien, no va a pasar nada, solo va a gobernar para el efecto mediático, sin resolver los problemas de fondo; el 1 de diciembre se va a instalar en Palacio Nacional, en un cuartito va a poner dos catres individuales, un anafre, una jarra de agua y un bacín; de ahí se va a firmar los decretos que contienen la eliminación de las pensiones a los expresidentes, la reducción de los sueldos de los funcionarios de la administración pública federal y donde Los Pinos se convierte en albergue y parque de diversiones gratuitos.
Todo esto no va a resolver los problemas de fondo del país, solo llamó la atención mediática pero nada más; así va a ser si hoy gana ya saben quién.

Comenta con Facebook