Loading

Los candidatos no encuentran su espacio…

Esta etapa de precampañas, hemos observado a los candidatos fuera de espacio, uno trata a toda costa mantenerse en el primer lugar de las encuestas y los dos restantes, uno por seguir avanzando y desplazar al primer lugar, el tercero busca desesperadamente desplazar a su contrincante del segundo lugar. Mientras están enfrascados en eso, han descuidado su espacio natural y mostrase a la sociedad como realmente son, finalmente todos están a la defensiva descuidando el mensaje que le importa a la sociedad, en este espacio comentaremos sobre la necesidad de mantenernos en nuestro propio espacio y de esta forma, actuar más conscientes en nuestros actos cotidianos y advertir sobre los tropiezos de los candidatos.
Todos hemos escuchado alguna vez a alguien decir eso no es justo y posiblemente también a quien suele responder: ¡quién le dijo a usted que la vida era justa! es cierto y es correcto ambos tienen la razón.
Hay cosas en la vida que nos suceden y que no son justas ni correctas, y que ni siquiera podemos resolverlas a partir de alguna norma que nos guíe porque simplemente esa norma no existe lo único que queda muchas veces en la vida, en el día a día, es la negociación, ésa siempre está, siempre existe.
Donde no hay normas, donde no hay consenso, donde todos pudiesen tener su parte de razón sólo queda la negociación, donde es posible, donde no sólo queda defenderse o aguantar.
Lo justo es aquello que obra según la justicia y conforme a ella y a la razón, es lo exacto, lo que debe ser, ni más ni menos; lo justo es lo ecuánime, equitativo, imparcial o razonable. Lo correcto es lo irreprochable, lo que está libre de errores o defectos y es y existe conforme a las reglas o normas establecidas y esto, es muy difícil de lograrlo en una campaña política.
La justicia depende de los valores de la sociedad y de las creencias individuales de cada persona y también cuenta, con una fundamentación formal, la cual se recopila en lo que llamamos leyes. Por su parte, lo correcto depende de la norma, del precepto jurídico.
Así, ante una discusión o conflicto siempre habrá que apegarse a la norma, y si no la hay en esa realidad sólo queda resolver a partir de la negociación, del lado de la justicia que descansa en los consensos sociales, en lo que es ético y moral, en el deber ser, en los valores, los principios y en las buenas formas.
Le invito a generar ese espacio para la negociación, donde todo es posible si existe voluntad.
En la vida no siempre todo lo que nos pase será lo justo ni tampoco lo correcto, quizá las personas no sean del todo capaces de impartir justicia en sus decisiones o ser correctos en sus formas de proceder, pero lo que hagan o cómo sean los demás no puede impedirnos ser lo mejor que podamos ser.
No crea que la vida ha sido injusta, hay un dicho: “nunca te ofrecí un jardín de flores”, si no cree merecer lo que le ha sucedido, si las personas actúan de forma injusta o incorrecta o si usted ha sido injusto o poco correcto siempre podrá ser de otra manera y dejar de ser como es.
Se reflexiona poco sobre uno mismo y sus parámetros de medición de lo justo y lo correcto, aun a sabiendas de que la primera injusticia que cometen muchos contra sí mismos es negarse la oportunidad de ser diferentes, que es incorrecto que triunfen las actitudes de los demás sobre las propias y se responda según la afectación y el agravio y no según la sanación y la libertad, y peor aún que uno mismo no tenga la capacidad de negociar consigo mismo sus necesidades, sus miedos y sus deseos.
Ni la vida, ni las circunstancias, ni la gente y a veces ni siquiera uno mismo es justo y correcto pero siempre se puede cambiar la realidad si existe voluntad para hacerlo, si existe el espacio para la negociación donde se puedan generar nuevas normas, nuevas leyes, nuevas conductas, actitudes, respuestas, acciones. La justicia y lo correcto comienzan en uno mismo.
Salga a tiempo del espacio de conflicto y muévase al espacio de la negociación de la oportunidad, de la creación, de la reinvención de la libertad. Como siempre, usted elige. Mientras tanto, dejemos que los candidatos se esfuercen por encontrar su propio espacio y actúen en consecuencia para convencernos.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Comenta con Facebook