Loading

“Los derechos políticos de las mujeres en México”

Saludo con afecto a mis fieles televidentes de “España TV”, y lectores de “Victoria de Durango”.

El reconocimiento jurídico de los Derechos Políticos de las mujeres mexicanas constituye un arduo proceso, el cual ha formado parte de la construcción del Estado (Monitor Democrático 2018). De acuerdo a los investigadores y estudiosos en la materia, señalan que: en la época de la Independencia, la participación de las mujeres fue condicionada, estaban sujetas por la Religión, la Familia y la Sociedad, sin embargo ello no impidió que las mujeres participaran como espías, informantes y combatientes, entre otras acciones que fueron implementadas por mujeres valientes que lucharon mano a mano con los hombres por la Independencia de México. Las mujeres más conocidas de esa época, fueron Josefa Ortiz de Domínguez y Leona Vicario. Existieron quienes participaron en los ejércitos Insurgentes, como Juana Barragán, alias la “Barragana”, personaje que al iniciar el movimiento de la Independencia, reunió a un grupo de campesinos para que participaran en la lucha, se unió a Morelos y llegó a dirigir un contingente de soldados.

Posteriormente, ya en la época de la Revolución Mexicana, las mujeres siguieron participando en actividades políticas, en ésta ocasión, de manera más intensa que en el movimiento de Independencia, ya que asumieron responsabilidades más protagónicas, como: soldados, espías, periodistas, escribiendo artículos, volantes, y folletos en contra de la dictadura de Porfirio Díaz, y en contra de su reelección. En su momento, se unieron al Partido Liberal Mexicano, destacando en ésta época, María Teresa Arteaga, quien organizó Comités Internacionales, fue perseguida y desterrada. Tras la salida de Porfirio Díaz del Poder, las mujeres continuaron en lucha contra Huerta, y se incorporan a frentes revolucionarios, algunas pudieron estudiar profesiones, y ejercieron como enfermeras, secretarias y maestras, siendo las más destacadas: Dolores Jiménez, quien escribió el Plan Político y Social de 1911, que contenía medidas políticas para los Jefes Revolucionarios, Eva Blanco y Cristina Baca (“Breve Historia de la Participación Política de las Mujeres en México”).

Después de la lucha contra el Porfiriato, comienzan las discusiones para redactar una nueva Constitución, donde debían plasmarse las principales demandas de los campesinos, de los obreros y de la Sociedad en general. La participación de las mujeres por el Derecho al Voto, estuvo presente en el Congreso Constituyente con Hermila Galindo, quien subió a la Tribuna en 1916, presentando la propuesta de voto a la mujer, y por fin obtener el derecho a participar en las elecciones de Diputados. En 1916, tuvo lugar el primer Congreso Feminista, cuyo objeto fue reflexionar acerca de los problemas relacionados con la situación de las mujeres. Los principales acuerdos de dicho Congreso, fueron: a) Pedir que se modificara la Legislación Civil para otorgar a las mujeres mayor libertad para llevar a cabo sus aspiraciones; b) El derecho de la mujer a tener una profesión; c) Educar a la mujer intelectualmente para fomentar nuevas profesiones; y d) Fomentar la literatura y la escritura. 

Pero, fué hasta el Congreso Agrícola de Motul en 1918, donde se planteó la necesidad de que las mujeres pudieran votar y ser votadas generando un debate; en éste Congreso las mujeres yucatecas obtuvieron esos derechos. En el Gobierno de Carrillo Puerto, los derechos de las mujeres se fueron consolidando en rubros tales como el de la educación, el trabajo, el divorcio, desarrollo intelectual y el control natal. Precisamente, una de las mujeres que organizaron el Primer Congreso Feminista, Rosa Torres, resultó electa como Presidenta Municipal de Mérida, por ello, se considera la primera mujer mexicana que ocupó un cargo de elección popular. Cabe mencionar que el derecho de votar y ser votadas, aún no se reconocía a nivel nacional. Fué hasta 1953, que se reconoce el acceso al sufragio de las mujeres a nivel nacional, por el Presidente Adolfo Ruíz Cortinez, dándose así, un paso firme en la ciudadanía de las mujeres, en ese año el País era gobernado por el Partido Revolucionario Institucional, el cual proponía a Candidatos y Candidatas, enfrentándose desde ese momento a diversas dificultades para acceder a un cargo público, toda vez que dicho Partido siempre ganaba, y evitaba con ello, que existiera una pluralidad en las cámaras; los Partidos registrados, eran el PAN, PPS y PARM, entre otros, quienes también postulaban a mujeres, pero finalmente no accedían a puestos de elección popular.

En la elección extraordinaria de Baja California en 1954, resultó electa Aurora Jiménez de Palacios como Diputada Federal; el 3 de julio de 1955 se incrementó el número de Diputadas Federales, pasando a cuatro, las cuales fueron: Remedios Albertina Ezeta Uribe, por el Estado de México; Marcelina Galindo Arce, por Chiapas; Margarita García Flores, por Morelos; y Guadalupe Urzúa Flores, por Jalisco. Luego, en el periodo de 1958 a 1961 llegó a la XLIV Legislatura, la primera mujer de oposición Macrina Rabadán, postulada por el Partido Popular Socialista (PPS), Partido que reiteradamente apoyaría a los Candidatos Presidenciales del PRI. Sería hasta el año de 1979, cuando se eligió a la primera Gobernadora, Griselda Álvarez Ponce de León, por el Estado de Colima. Luego en 1989, fué electa la primera Senadora de oposición Ifigenia Martínez, postulada por el Frente Democrático Nacional, quien denunció que hubo fraude en la elección Presidencial de 1988. Así pues, las mujeres mexicanas, cada vez más, están accediendo a sitios más importantes en lo público y lo privado. Gracias y enhorabuena. 

gustavonevarez28@hotmail.com

Durango, Dgo., a 09 de febrero de 2019.

Comenta con Facebook