Loading

Los enemigos del pueblo

Hay una tendencia a que los líderes políticos más populares y exitosos electoralmente sean los más agresivos, estridentes, groseros y proclives a descalificar moralmente a quien los critique, aunque para ello tengan que mentir. También suelen ser los que más desprecian a las instituciones democráticas, entre ellas a la prensa. Ocurre en muchas partes del mundo.

Son políticos que no respetan a nadie, que detestan la corrección política y que han podido comprobar que mientras más estupor generen con lo que dicen y hacen, más acaparan los reflectores. La política siempre ha tenido un componente teatral, de puesta en escena. En la dinámica de la comunicación actual parecería que ese componente se va convirtiendo en el todo. A más escándalo, más likes, más seguidores, más aplausos, más popularidad, más trending topics… más votos.

El comportamiento de esos dirigentes es en muchos sentidos infantil. Ponen apodos hirientes a sus adversarios y los acusan a la ligera de corruptos y criminales, pero no soportan el menor señalamiento hacia ellos y denuncian de inmediato cacerías de brujas y conspiraciones. A veces generan repudio, a veces carcajadas, a veces odio. Nunca indiferencia.

Donald Trump es el ejemplo más destacado de ese fenómeno. Esta dinámica de comunicación le sirvió para llegar al poder y le sigue sirviendo para mantener una base de fieles apoyadores que le festejan todo, le justifican cualquier exceso y acosan, insultan y amenazan a quienes se atreven a criticarlo.

La prensa estadounidense, con su sólida tradición de contrapeso democrático y de vigilancia frente a los abusos del poder, muy pronto se puso en la mira de las agresiones y descalificaciones de Trump. Desde su campaña se dedicó a insultar a los periodistas que publicaban cosas que no le gustaban y al mismo tiempo a hacerse la víctima de una supuesta campaña deshonesta porque él era una amenaza para poderosos intereses que los medios de comunicación defendían.

Una vez que llegó a la Casa Blanca redobló sus ataques. La práctica ha escalado a tal nivel que ha dejado de ser una atracción anecdótica para convertirse en una seria amenaza a uno de los pilares de la democracia: la libertad de expresión.

Así lo han entendido los grandes medios como The New York Times, The Washington Post y CNN, que no han cedido en su decisión de investigar, documentar y publicar los hechos y dichos del gobierno trumpista, pese a los constantes insultos del presidente.

The Boston Globe impulsó hace unos días la idea de convocar a diarios de todo Estados Unidos para hacer un frente común contra la retórica trumpiana, que ha llegado a describir a la prensa en general como “enemiga del pueblo”. A los editores del periódico les pareció necesario hacer algo para enfrentar esta actitud que es también una peligrosa incitación implícita a la violencia contra los informadores, lanzada desde el máximo poder. 200 diarios aceptaron la convocatoria y publican hoy un editorial sobre el asunto. Cada uno decidió su texto y sus palabras, pero todos abordan el mismo tema.

¿Estamos a salvo en México de esta amenaza?

historiasreportero@gmail.com

Comenta con Facebook