Loading

Los hermanos Flores Magón, iniciadores de la Revolución Mexicana

Como dice el escritor mexicano Juan Miguel Zunzunegui – la historia es el alma colectiva de un pueblo –, sin embargo, todos los pueblos han modificado, omitido o exagerado sucesos de la historia a manera de crearse una identidad propia. Tal es el caso de México en el contexto de la Revolución Mexicana, los historiadores oficiales se han empeñado en desplazar a los hermanos Jesús, Ricardo y Enrique Flores Magón como iniciadores de la Revolución.
A pocos días de conmemorar un aniversario más de éste acto que marco el nacimiento del México moderno, valdría la pena rememorar a estos ilustres políticos y periodistas, quienes nacieron en la década de 1870, hijos de Teodoro Flores, quien desde sus primeros pasos les inculcó la manera de vivir de las comunidades indígenas de la sierra de Oaxaca, donde nacieron y vivieron sus primeros años; además de sembrar en ellos un profundo odio en contra de Porfirio Díaz, pues éste había peleado al lado del dictador en la batalla del 2 de Abril de 1867 contra los franceses y nunca le reconocieron su mérito.
En el año de 1881 la familia Flores Magón decidió mudarse a la hoy Ciudad de México en busca de mejores oportunidades, sin saber que esto, más tarde llevaría a los tres hermanos a ganarse el título de “Padres” de la ideología (años más tarde mutilada) del movimiento armado de 1910.
En su juventud participaron en revueltas estudiantiles en contra de la relección de Porfirio Díaz (durante el año 1892), mientras Jesús estudiaba en la Escuela Nacional de Jurisprudencia y Ricardo en la escuela preparatoria. Un año más tarde los tres colaboraron en el periódico “El Demócrata”, Jesús como redactor, Ricardo como corrector de pruebas y Enrique como auxiliar. Jesús junto con otros colaboradores fueron arrestados, Enrique y Ricardo lograron escapar, nueve meses más tarde, el único hermano preso fue liberado. En ese mismo año, 1893, Don Teodoro, su padre, murió.
En el año de 1900 lograron cristalizar y aumentar su participación en el periodismo y la política; fundaron el periódico “Regeneración”, que llegó a tener un tiraje de 260,000 ejemplares semanales, en 1902 Ricardo y Enrique editan el periódico “El Hijo Del Ahuizote”, ambos periódicos fueron suprimidos por el régimen dictatorial del General Porfirio Díaz. En 1904, después de haber sido encarcelados en varias ocasiones, los Flores Magón fueron expatriados.
La tenaz crítica de los Flores Magón al Porfiriato, junto con sus planteamientos revolucionarios fueron los más lúcidos y avanzados de su tiempo, ni el levantamiento anti-reeleccionista de Francisco I. Madero, ni la Constitución promulgada por el movimiento encabezado por Venustiano Carranza consiguieron emular las aspiraciones económicas, sociales y políticas de los Flores Magón.
Las actividades políticas de los Flores Magón entre 1900 y 1910 son consideradas precursoras de la Revolución Mexicana promovida por el movimiento anti-reeleccionista de Francisco I. Madero, sin embargo, cabe señalar que aunque Jesús simpatizaba con Madero e incluso llegó a colaborar con él en su gobierno provisional, Ricardo y Enrique no compartían el proyecto Maderista.
En el exilio Ricardo y Enrique impulsaron la creación del Partido Liberal Mexicano (PLM) que publicó su Programa en 1906 en Saint Louis, Missouri y desde esa época comenzaron a organizar una revolución social mediante insurrecciones y huelgas para derrocar el gobierno de Porfirio Díaz. Así, los Flores Magón a través del PLM influyeron y promovieron la Huelga de Cananea y de Río Blanco, la Rebelión de Acayucan y varias insurrecciones en pequeños poblados del norte del país, como parte de un plan para extender la Revolución a todo el país. Sin embargo, tanto el gobierno de Díaz como el de Roosevelt, persiguieron y reprimieron implacablemente el movimiento insurreccional del Partido Liberal.
En 1908 organizaron nuevas insurrecciones en la frontera con los EE.UU. que fueron derrotadas por falta de recursos y organización. Al igual que otros liberales de la época, los Flores Magón conocieron obras de autores anarquistas desde principios de siglo, Enrique afirmaba que siendo jóvenes, su hermano Jesús les llevó un libro titulado Los nihilistas y que ese fue su primer acercamiento a ideas sociales.
Jesús y Ricardo asistieron al Congreso Liberal en San Luis Potosí en 1901, invitados por Camilo Arriaga, descendiente de Ponciano Arriaga, quien contaba con una biblioteca donde se podían encontrar obras de pensadores socialistas y anarquistas europeos, como Kropotkin, Tolstoi, Fourier, Owen, Blanc y Bakunin, también de Marx y Engels y del mexicano Francisco Severo Maldonado, quien editó en Guadalajara el periódico insurgente El Despertador Americano en 1810, al inicio de la guerra de Independencia de México.
Sin embargo, fueron pocos los que asumieron las ideas anarquistas en la lucha revolucionaria como Ricardo y Enrique, esto también fue la razón de la división en los grupos liberales, pues mientras algunos buscaban sólo reformas políticas, los Flores Magón buscaban reformas económicas y sociales, que los llevó a plantear la abolición del Estado y la Propiedad privada, como parte de una revolución social, política y económica de carácter libertario. La campaña militar más importante impulsada por los Flores Magón fue la Rebelión de Baja California, que tuvo el control de la península, de enero a junio de 1911, cuando fueron derrotados por tropas federales de Francisco I. Madero, apoyadas por el gobierno estadounidense.
El pensamiento libertario de los Flores Magón resultó de una amalgama entre la concepción comunitaria de la vida en los pueblos indígenas, la tradición liberal mexicana del siglo XIX y el pensamiento de filósofos anarquistas europeos, lamentablemente dicho pensamiento no encontró buen fin en el movimiento armado y sus ideales terminaron dispersos en el mar del corazón de la historia.

Comenta con Facebook