MINUTO X MINUTO

Los de Lerdo ya empezaron, otros más alistan maletas


Uno de los comentarios que más se escuchan es sobre el método que se usará en el PRI para el proceso de elección de su dirigencia. Se habla de que se debe tomar en cuenta a la totalidad de municipios, no vemos que haya esa intención, lo ideal sería que el método fuera lo más democrático posible y los perfiles de los aspirantes muy claros.
Mientras tanto los grupos priistas no dejan de hacer política, se tejen alianzas, hay acercamientos, se expresan puntos de vista aunque de manera cerrada, por supuesto, con esa forma rara que tienen los grupos políticos de creer que lo que ellos dicen es la verdad, y que si no se hace como ellos consideran está todo mal.
Es una forma muy propia de quienes han transitado largos años de su vida por la senda de la disciplina y escasa o nula crítica interna, con métodos que obedecen a intereses de quienes están en el poder y la crítica callada unas veces, acallada otras. Es un método que desde nuestro punto de vista más que disciplina ha sido de sometimiento férreo que se confundió con unidad interna.
No se ve que haya una verdadera conciencia de lo que está pasando, después de la pérdida de la gubernatura en cinco estados fundamentales por el alto electorado que representan, y de que se pierda el Estado de México, el PRI está en riesgo de que su futuro político sea de disputar las regidurías al PT en el país. El escenario posible de que el PRI se convierta en partido chatarra no se descarta.
Ante la imposibilidad de que el PRI pueda darle espacios, dinero y poder a partidos como el Verde Ecologista, hace que esos partidos satélites ya estén volteando a otro lado. El Estado de México es la única carta que tiene el PRI, lamentablemente el candidato Alfredo del Mazo no es el que los priistas esperaban para competir con credibilidad, es la continuidad de la estirpe que por décadas ha gobernado ese estado, el llamado grupo Atlacomulco de donde surgió el presidente Peña Nieto.
El PAN se va a presentar en el Estado de México con Josefina Vázquez Mota como candidata, ella ya es perdedora y negociada por su propio partido, en su momento no parece que tenga la fuerza ciudadana ni siquiera para ser competitiva.
Priistas y panistas insisten en presentar como opción a la misma gente, no hay novedades, no hay creatividad, no hay sorpresas, siempre el mismo círculo que está muy lejos de ser virtuoso.
Por eso la óptica del priismo de Durango debe de ser diferente, osado, inteligente, creativo y sobre todo realista y capaz de reinventarse. Pero todo hace suponer que sea cual sea la decisión de arriba los militantes la van a acatar sin chistar, en función de una unidad que no existe y una disciplina de fachada.
Cuando podrían faltar horas o días para que se determine el método y las formas de elección de la dirigencia del PRI, a los militantes les da terror abrir un debate en redes sociales, les atemoriza hacer sentir su voz, hacer corrientes de opinión y actúan con la única forma que conocen, la grilla esbozada.
En este escenario de alto riesgo visualizamos las siguientes tendencias en el priismo local:
Quienes siguen con el concepto de partido patrimonialista y vertical.
Los que lo ven más democrático y horizontal pero con una visión limitada en cuanto a su ciudadanización.
Quienes lo conciben beligerante y contestatario pero sin propuesta de cambio profundo.
Y quienes saben que no hay futuro y alistan maletas para irse a Morena, en Lerdo ya empezaron y se preparan muchos más. O no.