MINUTO X MINUTO

Los que lucran con #FuerzaMéxico


En estos días de tragedia nacional acontecida en el centro del país a consecuencia de movimientos telúricos, hemos visto el afloramiento de la solidaridad entre los mexicanos, pero también hemos observado la existencia de sujetos que se aprovechan de este momento difícil para obtener algún beneficio, constatando así que ya nadie da nada sin pretender recibir un beneficio cambio.
Hemos presenciado en los medios masivos y alternativos a personas que aportan su grano de arena en pro de los damnificados por los terremotos, unos aportan su esfuerzo físico, otros el material y los demás el económico; sin embargo, también hay aquellos que quieren sacar su tajada de ganancia. A continuación relataré las experiencias que me ha tocado presenciar:
Todo mundo se ha ofrecido en ser intermediario para recibir donativos en dinero para enviarlos a los afectados por los sismos; pongo el ejemplo vivido en Facebook que en su plataforma puso un botón para recibir donativos, los cuales son enviados a la UNICEF. Lo malo de esto es que dicha red social cobra una comisión de un peso con 92 centavos por cada transacción, lo cual le resultará un negocio redondo. Algo parecido es con Slim que tiene que recibir un peso para dar cinco a cambio, cuando tiene el dinero que no se acabará nunca. Otro caso similar es el denunciado por Atanacio Güereca Díaz al decir que la empresa DHL no cumplió con su ofrecimiento de no cobrar el envío de víveres.
Otro momento non grato que me tocó presenciar fue en la Facultad de Derecho, se acercó una chica al módulo receptor de víveres y le pidió al presidente de la Sociedad de Alumnos que apuntara su nombre de inmediato. Le pregunté al joven Marat Ramírez la razón de anotar los nombres de los donadores, supuse que era para hacerles un reconocimiento y me respondió que había ofrecido liberar horas del servicio social universitario a todos aquellos que llevaran más de cinco productos. Al ver esto me di cuenta que no fomentaba el espíritu de servicio ni el altruismo de corazón.
Y qué decir de los políticos, muchos afanosos se pelean por llegar primero a los centros de acopio para salir en la foto; o qué me dicen de los diputados locales que se otorgaron tres días de asueto con pretexto del luto nacional, solo que ese reposo no fue sin goce de sueldo.
Igualmente los partidos políticos, que reaccionaron ante la presión social de que se destinaran los recursos públicos que reciben para ayudar a las víctimas de la furia de la madre naturaleza; sus dirigentes aprovecharon la coyuntura para verse buenos samaritanos y obtener así simpatías de cara a la elección 2018.
En lo que se refiere a los partidos, pareciera que estaban en una partida de póker de a ver quién ponía más en la mesa; el Peje quería entregar el dinero hasta el año próximo; Ochoa ofreció el 25 por ciento que equivalen a más de 250 millones de pesos y los del Frente Amplio, cayeron en la más ridícula de las demagogias al proponer una iniciativa de ley para transferir el total del recurso a los partidos políticos para los damnificados, cuando está la prohibición legal de hacer modificaciones a las normas electorales en pleno proceso electoral; su idea reformista en caso de hacerse realidad tendría efectos hasta 2019.
Lo único bueno es que esta sacudida que nos dio la naturaleza, servirá para que la población se una, exija respeto y resultados por parte de la clase política y que ésta solo sirva y no se sirva del esfuerzo de la gente.