Loading

Los mariscos de Don Chekke…

En esta ocasión tomé la decisión de escribir acerca de un personaje que quizá para muchos es desconocido, pero que sin lugar a dudas, tiene una historia que vale la pena contar.

Conocido como “Don Chekke”; Luis Enrique Betancourt es oriundo del estado de Sinaloa, desde temprana edad tomo el gusto por la cocina, como anécdota de su infancia recuerda haber sido regañado en reiteradas ocasiones por su madre, debido a que desde pequeño invitaba a sus amigos a comer, escenario donde “El Chekke” era el protagonista de la cocina.

Durante su juventud decide probar suerte emigrando a Tijuana, donde su especialidad en los mariscos fue un elemento clave, aprendió a esquivar las adversidades, desde su matrimonio fallido hasta el enfrentar a aquellos que por envidia trataron de frenarlo. Fue en Tijuana donde se consolido, llegando a ser remunerado con cantidades grandes por la venta de sus tacos de marlín a las brasas, como anécdota me platico Don Luis que era tanta la demanda que decide hacer uso de un terreno contiguo para estacionamiento, limpiándolo con una retroexcavadora y con los permisos correspondientes, muchos personajes fueron sus clientes en Tijuana, desde empresarios reconocidos hasta boxeadores y deportistas de talla nacional.

Por cuestiones personales, que por respeto omitiré en esta columna, se regresa a Culiacán donde la suerte deja de sonreírle… momentáneamente.

Una oportunidad de “negocio”, que en realidad era un proyecto de red de mercadeo lo pone en una encrucijada; ¿Tijuana o Durango?, su decisión lo trae a nuestro estado, donde sus aventuras no terminarían.

Luego de 3 meses de invertir tiempo y esfuerzo en el “negocio” que resultó ser un fraude, Don Luis se ve frente a la realidad, donde con tan solo trescientos pesos en la bolsa, fueron suficientes para dar inicio a una nueva etapa.

Su idea fue efectiva, la casa donde rentaba para vivir decidió dividirla con permiso y empatía del dueño, para rentar los espacios a estudiantes foráneos, y poder hacerse de un capital para comenzar su inversión.

Tras su primer mes de obtener la renta, y al encontrarse solo, en un estado que no conocía, sin familiares ni amigos, con ayuda de sus pocos conocidos, decide comprar mariscos para prepararlos.

Comenzó vendiendo en la Colonia Zapata, después se trasladó a Joyas, teniendo una constante; su excelente cocina que fue ganando la fidelidad de sus clientes, su especialidad actual, la barra fría, y su platillo principal, “Los Maleficios”, un molcajete de aguachiles con mucho sabor y un sabor picante característico de Sinaloa.

Actualmente “Don Chekke” tiene su negocio establecido en la calle Jade esquina con Mártires de Sonora en el fraccionamiento San Gabriel, su historia de lucha ha sido inspiración para mí, y poder escribir sobre eso, es un gusto, como gusto es poder visitarlo cada fin de semana a degustar tan deliciosos platillos, donde me sorprende ver como su buena cocina ha logrado que el negocio crezca viento en popa, de ser quien comenzó vendiendo ceviche en una moto, hoy en día su negocio está establecido en un lugar donde familias acuden a consumir los mariscos que con mucha pasión prepara “Don Chekke”

Facebook: Felipe Hernandez Orona

Twitter: Felp0

WhatsApp: 6188220500

Comenta con Facebook