Loading

Los nuevos salariotes del gobierno…

DR. CARLOS MANUEL URZÚA MACÍAS, PRÓXIMO SECRETARIO DE HACIENDA:

+Si el emperador me quiere,

que me pague, pues el honor

de estar con él no me alcanza

Wolfgang Amadeus Mozart

Cierto día de su campaña presidencial, Miguel de la Madrid me invitó a platicar mientras se trasladaba de un sitio a otro de algún estado que no recuerdo cuál fue; uno  de los temas fue una promesa que recién había hecho de elevar los salarios de todos los funcionarios federales. ¿Por qué?, le pregunté:

-Porque se ha dado el curioso fenómeno de que el sector empresarial se está llevando a muchos de estos funcionarios, ofreciéndoles mejorar sus ingresos y no podemos quedarnos sin la experiencia y la capacidad de toda esa gente, Leopoldo…

Le platico a usted, doctor Urzúa, esta anécdota, porque si lo anterior volviera a ocurrir una vez que el anuncio que anteayer hizo respecto de este asunto el presidente electo López Obrador, algo igual o parecido podría repetirse.

… O peor, doctor, como para equilibrarse con la situación salarial que esperaban recibir, tanto los nuevos burócratas como los que permanecieran en sus puestos y recurrieran a soluciones como el incremento de la corrupción en el sector público… Sobre usted recaería, en gran medida, la necesidad de encontrar la solución del problema; situación nada cómoda, sobre todo por el otro anuncio que hizo el presidente electo en el sentido de que él disminuirá a la mitad su propio salario, “pero sin compensaciones ni bonos y eso será igual para diputados y senadores”…

Bien sabe usted, doctor Urzúa, que para los empleados gubernamentales el salario es la menos importante de sus percepciones y lo verdaderamente fuerte son las compensaciones, bonos y demás beneficios que reciben. Incluso algunas dependencias  agregan percepciones que no considera el artículo 130 constitucional y hasta la fecha se consideran legales. ¿Dejarían de serlo una vez que se establezca la nueva política salarial  para los tres Poderes de la Unión?

Volviendo a los ingresos que se fijará el actual presidente electo,  vale la pena otra observación:

El anuncio de AMLO a los legisladores morenistas electos, anteayer, fue que su recorte salarial autoimpuesto será de la mitad del que tiene el presidente Peña Nieto, a saber, 209 mil 135 pesos brutos, convertidos en 142 mil pesos netos, una vez descontados sus impuestos, “pero sin compensaciones ni bonos…” Lo anterior reduciría el sueldo presidencial a… 71 mil pesos mensuales.

71 mil pesos actuales no equivalen a esa cantidad hace.. dos, tres décadas. Las devaluaciones de nuestra moneda han sido brutales, como lo han sido también los aumentos de precios de todos los productos comerciales. Cierto es que pocos serán los gastos de manutención que el presidente y su familia deberán cubrir de su propio peculio, pero tendrán otros gastos qué realizar. ¿Considera usted que ese salario le será suficiente?

¿Y cuánto deberá ser el aumento salarial que el presidente electo ya anunció que realizara para todo el personal de los tres Poderes de la Unión para que responda a la calidad constitucional de “remuneración adecuada”?

Si no se cubren estas consideraciones salariales, ¿Qué clase de tribulaciones hacendarias podrá usted enfrentar, más las que sucedan en las dependencias de los poderes Legislativo y Judicial?

Mucho le agradeceré los comentarios que usted deseara hacer, doctor Urzúa.

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Comenta con Facebook