Loading

Los políticos y sus blindajes…

Unos lo harán por necesidad, otros por precaución, pero todos los políticos tienden a blindarse con más precaución que lo que normalmente lo hacemos los seres humanos que no andamos por esas lides.
El blindaje es el acto y el resultado de blindar, blindar es decir, proteger algo de la acción de proyectiles, fuego o similar. El concepto se utiliza en el sentido literal, pero no es en absoluto mi especialidad. Comentaremos sobre la manera simbólica como protección figurada o no material.
Los blindajes simbólicos o simulados se han ido aprendiendo a golpe de malas experiencias y, casi siempre, sacando lo peor de ellas. Algunos, con sus blindajes figurados, viven repitiéndose a sí mismos no confíes, no cedas, no cambies, no sientas, no creas, eso no es real, si te mienten, miente; si te quitan, quita. También hay blindajes simulados preventivos, y se repiten a sí mismos el nunca más, el jamás, el todos son iguales.
El problema no es el blindaje como método de protección, sino la manera de llevarlo a cabo ahí radica que los blindajes no cumplan casi nunca la función de proteger, sino, más bien, la de obstaculizar y aislar. Los blindajes que se eligen para protegerse a uno mismo por los daños que se hayan experimentado no deben partir del daño en sí ni de la calidad humana del causante del daño, sino del aprendizaje de quien lo ha vivido, y éste no puede basarse en la mala experiencia, sino en la fortaleza, en la valentía, en las habilidades y en las capacidades que se han tenido que desarrollar para salir adelante de esa situación.
Si observamos a los políticos, vemos cómo cada uno de ellos tiene su sombra, un lado oscuro en su carrera, no importa que tan hábil sea en éstas menesteres de la política, siempre hay uno o varios episodios negativos en su vida y como en la vida de todos nosotros ajenos a ese mundo.
No todos y no siempre saben crear blindajes simulados a partir de ahí, la gran mayoría se queda en lo peor de la experiencia y, quizá por eso, los blindajes no funcionan y tampoco exista la seguridad que se necesita en uno mismo para sentirse protegido.
La liberación de todas nuestras experiencias de vida debería, ser suficientes, para hacernos sentir seguros y capaces para lo que venga después; esas mismas experiencias y sus aprendizajes deberían bastar para crear un blindaje simulado y funcional.
El blindaje simulado y funcional es ineludible para protegernos a nosotros mismos de las acciones externas que pudiesen manipularnos o afectarnos y, para ello, nunca tenemos que rechazar lo vivido, sino, simplemente, ser mejores y colocarnos en un lugar superior emocionalmente. Las experiencias de la vida no son más que el camino obligado a la superación y a la evolución. Pero en esto que comentamos, ¿Cómo reaccionarán los políticos?
Por eso, hoy le invito a que nosotros nos blindemos del exterior desde la participación activa de las experiencias de su vida. Si le han mentido, oblíguese a decir la verdad; si le han traicionado, oblíguese a la rectitud; si han sido cobardes, usted sea siempre valiente; los blindajes son para hacerle sentir más seguro, no más inseguro, por eso mejor elija los blindajes que le acerquen más a lo que desea en su vida.
Sólo usted puede decidir de qué y de quién debe blindarse, sin embargo, le recomiendo que lo haga de todas aquellas cosas que le afecten potencial y exponencialmente y que sean innecesarias en su vida. El primer paso es ser firme en sus convicciones, en sus principios, sus valores y sus deseos; no permita que nadie llegue hasta lo más profundo de su ser y le destruya. No permita que sus blindajes le impidan vivir la vida que merece y que desea. A lo que me refiero, también, es que practicando esto que le comento, estaremos blindándonos de los políticos, qué le parece. Como siempre, Usted elige.
Con Lupa: En el PRI la lista de los precandidatos a diputados locales es muy larga, los nombres que más se perfilan son de políticos que ya ocuparon una curul en el Congreso estatal, no hay caras nuevas, el tricolor compite con más de lo mismo. Son perfiles muy vistos que no ofrecen nada nuevo a los duranguenses son los mismos que representan a los grupos de Ismael y Herrera Caldera, ¿Podrán superar el enojo de la sociedad con estos personajes de triste, memoria? Se antoja difícil, ya veremos.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Comenta con Facebook