Loading

Los presupuestos aspiracionales

Año con año el discurso gubernamental para estas fechas era de un “Presupuesto Histórico” para nuestro estado luego de las “incansables gestiones” del mandatario en turno así como el “apoyo incondicional” de los legisladores federales y la “sensibilidad social” del Presidente de la República respectivo. Un ceremonial que había sido constante cuando menos durante todo este siglo XXI.
Pues bien, este año ante el anuncio desde hace unos meses del Gobierno Federal de un recorte presupuestal a nivel nacional, se veía venir un 2017 muy complicado para el estado de Durango, tanto así que en la propuesta original de la Secretaría de Hacienda se consideraba una disminución de 6 mil 100 millones de pesos respecto al presupuesto de 2016, el cual se suponía fue de 30 mil 729 millones de pesos, lo cual es una verdad a medias según nos enteramos.
El día de ayer en conferencia de prensa se anunció que la Cámara de Diputados etiquetó 26 mil 735 millones de pesos para Durango en el 2017, monto superior en un 9.1% en relación a la propuesta inicial de la Secretaría de Hacienda y que además “muestra un aumento del 0.5% en comparación al presupuesto 2016…”, este comentario me saltó de inmediato a la vista, ya que como era posible que si en 2016 el entonces gobernador anunciaba un monto superior a los 30 mil millones ahora un presupuesto de casi 27 mil millones es un aumento.
Pues bien amado lector, la respuesta está en la comunicación gubernamental. El diputado Otniel García Navarro comentó en la conferencia de prensa que “el presupuesto 2016 contra presupuesto 2017 muestra un incremento de recursos federales para el próximo año, checando rubro por rubro en la Secretaría de Hacienda; siendo que este año se tuvo un monto etiquetado de ¡26 mil 597 millones de pesos! y para el próximo año se tienen 26 mil 735 millones de pesos; cifra que crecerá con bolsas no etiquetas”. Para clarificar porque la divergencia en números abundó: “La información que se daba el año pasado es una diferente forma de informar, no es que sea incorrecto, sino que se incorporaba en la previsión de la inversión que tendría nuestro estado que serían cuatro mil millones de pesos más en las bolsas participables, en las dependencias federales, como el recurso extraordinario que no se contempla aquí del Fondo Minero y es importante poderlo expresar”.
Eso quiere decir que el año pasado los números no fueron exactos, se sumó lo que la Federación asigna más la expectativa de acceder a otras bolsas, vamos si de por sí el presupuesto federal es aspiracional aquí además le sumaron expectativas. Un juego de números para comunicar que en la práctica habíamos perdido casi 2 mil millones de pesos respecto al presupuesto de 2015, a menos que en ese presupuesto también hayan sumado peras con manzanas.
En fin, la danza de los números gubernamentales siempre es complicada y más que la clase política la suele hacer. En concreto para 2017 habrá menos recursos que en 2016 si consideramos también la inflación que está prevista en un 3 por ciento, lo que trae una contracción del 2.5 por ciento neta con respecto a lo gastado este año.
Como consecuencia el Gobierno del Estado tendrá que apretarse el cinturón y pensar seriamente en obtener recursos por la vía de los impuestos estatales, el recorte al gasto corriente así como supresión de personal no indispensable (bonita manera de decir despidos de personal). No tiene nada sencillo el panorama el mandatario estatal para el año siguiente.

Comenta con Facebook