Loading

Los zorros, el peso y los vengadores

Francisco Zea

Resulta por demás interesante y hasta divertida la irrupción de los denominados zorros cibernéticos, de nueva cuenta, en las redes sociales. El momento es, sin duda, complejo. Es una coyuntura política financiera especial. Su denuncia se basa, de nueva cuenta, en que las presiones contra el peso mexicano obedecen a un plan especulativo, que vincula un triunfo de Trump, en la elección presidencial del martes en Estados Unidos, a una caída del peso muy pronunciada. Su objetivo personal es el especulador financiero George Soros, quien, incluso, ha filtrado documentos internos, algunos de muy fantasiosa realidad. En este caso, se trata de un memorándum que instruiría a sus huestes a especular en contra de nuestra moneda y, por ende, nuestra estabilidad financiera.
El problema es que este planteamiento, el ataque de los zorros de las redes, empieza a tener visos de realidad, usando a la luz de un análisis tranquilo y sereno no se encuentra ningún motivo aparente, fundamentado en el triunfo electoral de Clinton, incluso, de Trump, que justifique una depreciación del peso y menos aún un derrumbe de la economía.
Es indudable que mister Trump después de su visita a México dejó de jorobar con la derogación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, por cierto, revisión planteada por Hillary Clinton. Dentro de las peregrinas ideas planteadas por el copete más güero del oeste, estaba el decomiso de las remesas de los connacionales que trabajan en Estados Unidos, cosa que es imposible, pues se tendría que pasar por el decomiso, de dólares de todo aquel indocumentado de cualquier nacionalidad que estuviere en Estados Unidos. La cantidad es apetecible, 140 mil millones de dólares, procedentes de ilegales de América Latina, Europa y Asia, pues los mexicanos sólo representan el 30% de esta cantidad, y emprenderla sólo contra los paisanos sería un evidente acto de discriminación, fácil de combatir ante cualquier tribunal de la Unión Americana. A esto hay que sumarle que en un análisis, tranquilo y alejado de pasiones y “sangronadas” electorales, con un muy probable Congreso adverso, sería virtualmente imposible de realizar, menos aun en los términos del copete justiciero.
A esto no le estoy sumando los resultados de las encuestas que le dan muy pocas posibilidades a Trump de triunfar, basados en el sistema de colegio electoral, que no toma en cuenta el voto bruto del electorado, sino el colegio electoral que asigna a cada estado de Estados Unidos un número determinado de votos para elegir Presidente.
Ante lo anterior ¿Por qué esta consecuencia anunciada de catástrofe, que anticipan los zorros cibernéticos? Para ellos, un grupo que nadie sabe su origen, es sólo un ataque especulativo de la misma persona, George Soros, financiador de Hillary Clinton, quien así encontraría una forma de ganar al margen de quien triunfe este martes en la elección.
Regresando a la realidad, fuera de los dominios de los zorros cibernéticos y de todo grupo de hackers o conocedores de la entraña de los sitios y su reproducción espontánea, el gobierno, por medio del secretario de Hacienda José Antonio Meade, propone a Agustín Carstens, presidente del Banxico que no use las reservas para frenar especulación o movimiento de pánico alguno en los mercados. Ya tenemos experiencia en curar la cruda del Efecto Tequila, en donde perdimos 70 mil millones de dólares, y en verdad Soros ganó una gran cantidad de dinero. Pero la ganancia fueron las enseñanzas de cómo enfrentar a ese tipo de “inversionistas”.
Me queda claro que el peso y las elecciones estadunidenses son temas inseparables y son la tendencia del momento.
EN EL ESTRIBO.- Qué tenía que pasar en la México-Toluca para que el gobierno del Estado de México implementara una estrategia para proteger esta carretera, en donde los transportistas de pasajeros se han cansado de denunciar los atracos. Fue necesaria la muerte de cuatro delincuentes, que parece que valen más que cientos de mexiquenses, que han sido asaltados y abusados, para que se lanzara el plan “valiente”. Al procurador de la entidad, Alejandro Gómez Sánchez, lo tengo en un gran concepto, es un buen abogado y servidor público. Por ello, creo que Alejandro tiene la capacidad para dar resultados. Los ciudadanos, vengadores o no, están tomando el lugar de las autoridades. No es la primera vez ni será el último caso. La base de la sociedad se fundamenta en ceder la soberanía por protección y el gobierno no está cumpliendo con el pacto social, Chuck Norris está en las calles.

Comenta con Facebook