Loading

Luchamania

LuchaManiaAmigos luchamaniacos, nos volvemos a encontrar, reciban un afectuoso y respetuoso saludo, invitándolos a que mañana acudamos al Palacio de los Combates a presenciar una tarde de lucha libre. El día de hoy mis amigos, quisiera hacer un pequeño homenaje a un luchador icono de la lucha libre mexicana, El Solitario, luchador recio y de buenas bases luchísticas.

Época de Oro

Mañana de un 22 de mayo de 1946, en el estado de Jalisco, nacería Roberto González Cruz, mejor conocido en el ambiente de la lucha libre como El Solitario, dentro del municipio de Yahualica, siendo el más pequeño de una numerosa familia compuesta por 7 hermanos.  Desde muy temprana edad la lucha libre comenzó a llamar su atención, además de dejarse llevar por su carácter rebelde y aventurero, por lo cual abandonó sus estudios cuando cursaba el 5º. año de primaria. Fue precisamente en esa época que decidió entrar de lleno a la práctica del deporte, sobre todo porque su gusto se había transformado en obsesión tras la muerte en el ring de su hermano Jesús, quien tomara su nombre del militar alemán Otho Van Zicka, nombre que con el tiempo degeneró dejándolo simplemente en el ZICA, siendo la venganza la motivación principal de su ingreso al deporte.

Fue en 1959, la misma noche fatídica de la muerte de su consanguíneo, que Roberto conoció a quien sería su mentor luchístico, JOE EL HERMOSO le auguró un brillante futuro dentro del deporte, dadas sus particulares características.

Roberto no lo pensó dos veces, iniciando inmediatamente sus entrenamientos en el desaparecido gimnasio del “GALLO MADRUGADOR” lo cual provocó la desaprobación de sus padres, poniendo como ejemplo el trágico final de su hermano. Sin embargo, esto no fue suficiente para acabar con sus aspiraciones, logrando para 1960, a la corta edad de 15 años, invadir los cuadriláteros profesionales, acompañado en esta aventura por Adolfo Contreras, quien tiempo después sería conocido como el popular “HIPPIE” Renato Torres. Roberto y Adolfo, consiguieron pronto trabajo por parte del promotor Elías Simón, cubriendo los sábados Ciudad Guzmán; los domingos Colima y Tecomán, cerrando los lunes con Manzanillo.

Para llamar la atención del público, al promotor se le ocurrió anunciarlos como los Jrs. de grandes estrellas, alternando Adolfo la identidad del Hijo del Charro Aguayo y de Blue Demon según le tocara, mientras que Roberto siempre defendió el nombre del Hijo del Santo, solo que ambos actuaban sin máscara. En ese tiempo el desarrollo físico de Roberto era tal, que logró varios títulos como fisiculturista obviamente del gimnasio que frecuentaba.

El destino escogido era Tijuana, y teniendo a su favor 100 pesos y la voluntad de irse, comenzó un largo peregrinar que lo hizo recorrer por medio de aventones, las ciudades de Tepic, Culiacán y Obregón, hasta llegar a Mexicali. Estando ahí trató de conseguir trabajo como luchador, mas por su corta edad, Black Nassel que era promotor local, se rehusó a emplearlo, viniendo con esto el primer descalabro de su arriesgada aventura. Además ya en Tijuana, constantemente era confundido como americano por su piel clara y cabello rubio, por lo cual los inspectores de migración siempre le requerían sus papeles, demostrando su identidad mexicana, con la credencial de su gimnasio. Derrotado regresó a su natal Jalisco, donde siguió con sus entrenamientos, hasta que por fin llega la oportunidad de luchar en la arena Coliseo de Guadalajara, y por consejos de un lobo de mar como lo era RAY PLATA deja el nombre del SICA y lo cambia por el de EL SOLITARIO, un seudónimo que haría historia con el tiempo.

CONTINUARÁ…

 

Comenta con Facebook