Loading

Magníficas obras públicas de Guerrero Mier

En la ciudad de Durango realizó el proyecto del eje vial de la terminación poniente del Boulevard Felipe Pescador esquina con la calle Hidalgo hasta la explanada del Santuario. Lo mismo, el eje vial en donde termina el Boulevard Francisco Villa, frente la Central Camionera, en donde se encontraba la estatua ecuestre de Francisco Villa, que llegaría hasta las extintas oficinas del DIF y los Servicios Coordinados del Centro de Salud, en la calle Heroico Colegio Militar.

Como obras urbanas de la ciudad de Durango, que realizó el gobierno estatal en el período 1998-2006 podemos citar la urbanización de la Avenida San Ignacio, el entubamiento del canal del mismo nombre y la continuación del entubamiento de la parte oriente de la Acequia Grande, a cielo abierto, de la calle Nazas a la calle Colima, e hizo lo propio al sur de la ciudad, con el Arroyo Seco.

Otra obra por la que es recordado el gobierno de Guerrero Mier es la apertura y construcción del Boulevard Durango, en donde se encontraba la calle Chihuahua, al sur del barrio de Tierra Blanca, desde la Calzada Domingo Arrieta hasta Primo de Verdad. Hubo que indemnizar a más de un centenar de propietarios de casas que fueron derrumbadas para dar paso a esta importante vialidad. En la segunda etapa, se continuó esta vialidad hasta la carretera a Mazatlán.

Supercarretera Durango-Mazatlán

Los duranguenses recuerdan muy bien que Guerrero Mier empezó con ofertar su propuesta de una “planeación democrática”, e hiló un bien logrado plan de desarrollo integral para Durango a veinte años que contemplaba el eje interoceánico desde Mazatlán, Sinaloa, pasando por Durango, Torreón, Saltillo, Monterrey y Matamoros.

Hay un dicho en China que expresa: “Para recorrer una milla, hay que dar el primer paso” y Ángel Sergio Guerrero Mier dio los primeros pasos, definitorios, para lograr esta magna, ambiciosa y visionaria obra carretera.

Para ello tuvo que pedir un préstamo de 500 millones y etiquetarlos hasta el último centavo para iniciarla como aportación estatal; arrancar desde el distribuidor vehicular de la carretera a Torreón y “obligar” al gobierno federal a que la incluyera dentro de su Plan Carretero. El gobierno local hizo hasta el puente Neverías, casi 40 kilómetros hasta el entronque a Otinapa. En esa primera etapa se invirtieron cincuenta millones de pesos para las primeras indemnizaciones a los ejidatarios por sus tierras afectadas. Fue un proyecto prioritario de los duranguenses espléndidamente continuado por Ismael Hernández Deras y Jorge Herrera Caldera.

La supercarretera a Mazatlán pudo terminarse gracias al fideicomiso que se fundó en el siguiente sexenio estatal y en las postrimerías del gobierno de Vicente Fox, con el recurso proveniente de la venta de las autopistas y los estudios técnicos y participaciones de apoyo de los estados de Sinaloa, con el gobernador Juan Millán; de Coahuila, con Rogelio Montemayor y Enrique Martínez; de Tamaulipas, con Tomás Yarrington; de Nuevo León, con Fernando Canales Clariond y del gobierno de Chihuahua con Patricio Martínez García.

Una cosa es innegable: fue ese gobierno de Durango el que puso “la pica en Flandes”, o dicho en otras palabras, el que hizo que el gobierno federal mordiera el anzuelo para hacer suya esta estratégica conectividad para detonar el desarrollo del norte del país.

En el gobierno de Guerrero Mier se alcanzó el record histórico de haber construido 780 kilómetros de carreteras nuevas con recursos estatales.

Las primeras gestiones para la elaboración del estudio de viabilidad técnica de la supercarretera a Mazatlán las hizo el gobernador Guerrero durante la presidencia de Ernesto Zedillo, y había platicado el proyecto con Francisco Labastida cuando éste era candidato del PRI a la Presidencia de la República, precisamente en su visita como tal al estado de Durango, en una comida privada que sostuvieron. (A propósito, Labastida Ochoa le preguntó al mandatario duranguense en qué le gustaría incorporarse al gabinete federal si ganaba la presidencia, a lo que Guerrero Mier le contestó: “Primero me ayudas a ser un buen gobernador, y terminando mi gobierno, con mucho gusto, ya veremos”.)

Continuará…

Comenta con Facebook