MINUTO X MINUTO

Meade encontró un priismo, si no renovado, sí con muchas ganas de recuperar lo perdido



Después de la dolorosa derrota propinada en 2016 por el hoy gobernador José Aispuro Torres, el Partido Revolucionario Institucional vivió el pasado lunes uno de los mejores momentos en más de un año. La visita de José Antonio Meade vino a constatar qué tipo de liderazgo ha venido presumiendo Luis Enrique Benítez Ojeda y de paso, renovar esperanzas a una militancia ansiosa de estar de nueva cuenta en el fragor de la batalla electoral.
El precandidato tricolor a la Presidencia de la República, verdaderamente sorprendió a la militancia y a los simpatizantes que (aunque no lo crea) sigue teniendo el Revolucionario Institucional. Pudieron comprobar que, ciertamente, aunque pudiera venir de las filas del PAN, Meade Kuribreña es un ciudadano preparado; conocedor de las diferentes variables que componen la economía nacional y de las diferentes regiones del país.
El trato para con los demás, no es de un político, no propaga una personalidad forzada ni simula y eso fue bien recibido el lunes durante los diversos actos que tuvo con la militancia, la sociedad civil y los medios de comunicación.
Constató, durante el evento en el auditorio de ese instituto político, que si bien Luis Enrique Benítez no ha logrado al cien por ciento la unidad partidaria, sí ha logrado mantener en armonía a una gran parte del priismo duranguense que el lunes se reencontró y en medio de un ambiente de fiesta, recibió al inminente candidato a la Presidencia de la República.
Durante la mañana Meade Kuribreña, participó en el foro nacional “Puntos de Encuentro: Seguridad y Justicia”, el cuarto en su tipo organizado por la Fundación Colosio en lo que va de la precampaña y ante especialistas en derecho, seguridad y ciencias penales. Durante su participación, Meade expuso cinco ejes para recuperar la seguridad con justicia:
1.- Pegarle a la delincuencia donde le duele; incautar el dinero, los bienes y las armas del crimen organizado.
2.- Homologar las leyes y las instituciones a nivel estatal y federal, para que los delitos sean investigados y castigados bajo un mismo criterio.
3.- Creación de un sistema integral que permita identificar a los criminales, sus bienes y sus movimientos financieros.
4.- Fortalecer el cuerpo policiaco en el país para que haya oficiales mejor entrenados, protegidos y mejor remunerados.
5.- Combatir las desigualdades para prevenir con efectividad factores delincuenciales.
El también aspirante de los partidos Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza complementó que estos cinco puntos deben estar presentes en cualquier agenda de seguridad y reiteró que dichas propuestas no pueden esperar a que concluyan los procesos electorales de este año.
“Estos cinco elementos dan respuesta: combatir el dinero, el tráfico de armas, evitar espacios de opacidad con buenos elementos de información, mejorar la capacitación permanente de nuestras fuerzas estatales. Esos son elementos que nos van a ayudar, si además castigamos los crímenes de la misma forma, a construir un entorno que nos permita ser mucho más efectivos”.
Al presentar un diagnóstico sobre los principales factores que generan inseguridad y violencia en el país, Meade Kuribreña explicó que, de acuerdo con diferentes estudios, se estima que la delincuencia organizada en México cuenta con una cantidad de entre 500 mil y un millón y medio de armas de fuego.
“Lo pongo en perspectiva: el Ejército canadiense tiene 1.7 millones de armas; el Ejército argentino tiene, más o menos; 1.3, el Ejército peruano 850 mil; el Ejército guatemalteco 150 mil; y acá, si nos ubicamos en el punto medio, estaríamos hablando de 750 mil”, alertó el precandidato.
En este sentido, consideró que se requieren protocolos diferentes para detectar y diferenciar efectivamente entre el tráfico de armas y el de drogas, ya que, subrayó, los delincuentes no utilizan los mismos mecanismos para cometer estos delitos.
“Nos obliga tecnológicamente y en protocolos a hacerlo diferente, tendríamos que tener por lo menos tres o cuatro elementos: protocolos de intercambio de información específicos en materia de armas, una mejor identificación en los puntos en donde esas armas çse internan y una mejor capacidad tecnológica para hacer una revisión en esos puntos de internación de manera mucho más descentralizada”.
Meade demostró que no sólo sabe de economía y finanzas, al menos el pasado lunes, expuso la forma en que podría enfrentar con mayor efectividad y de manera íntegra, el flagelo en que se ha convertido el crimen organizado.