MINUTO X MINUTO

“México medroso, no se deja ayudar”: Presidentes latinoamericanos


Para mis amigos lectores que no leyeron las interesantísimas declaraciones de los mandatarios de nuestros vecinos países al sur y académicos de primera línea que en la Revista “Proceso” se publicaron el pasado domingo, por su escasa circulación en Durango, es la más influyente en el país, los servicios de inteligencia se lo transcriben desde la noche del sábado a EPN, pero yo les paso unos fragmentos.
Latinoamérica no se solidariza con México, por las tibiezas del presidente Enrique Peña Nieto, dicen varios presidentes de países vecinos de nuestra región centro y sudamericana, Ecuador, Bolivia, Colombia y Guatemala. Ahora estamos lucidos, mal nos llevamos con el vecino del norte y también con los del sur.
Ni la orden de Trump de construir el muro en la frontera con México, ni la orden de deportar masivamente a los inmigrantes indocumentados, merecieron una defensa en la V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada el pasado 25 de enero en la República Dominicana.
Dicen los presidentes de Ecuador y de Bolivia Rafael Correa y Evo Morales, respectivamente, que: “En esa cumbre pudimos ir más lejos y solidarizarnos, pero México pidió “cautela”, por lo que pedimos una declaración más fuerte del presidente en defensa de los inmigrantes” incluso, comentan, Peña Nieto canceló a última hora su asistencia para pedir hacer un solo frente y envió a la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Socorro Flores Liera.
Para el expresidente de Colombia, Ernesto Sampers, sostiene: “La posición excesivamente “cautelosa” de México, de “esperar un poco más”, de alguna manera ha enfriado la decisión de los países de Latinoamérica más firme y enérgica frente a Trump.
En entrevista exclusiva el presidente Sampers de Colombia y líder hasta el pasado 31 de enero de los 12 países de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) considera textualmente: “La tibieza del gobierno mexicano ante la hostilidad del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, tiene inhibidas las posiciones latinoamericanas que piden más contundencia de México”.
“A nosotros la experiencia a lo largo de muchos años nos ha demostrado, con relación a los Estados Unidos que, si uno no demuestra tener dientes, lo muerden”.
Y dice bien Sampers, ningún país de Latinoamérica tiene oportunidades, “El muro que Trump quiere hacer en la frontera mexicana no es para dividir a los Estados Unidos de México, sino para dividir a los Estados Unidos de América Latina”.
Y en un análisis crítico expuso: “Latinoamérica pasa por un momento muy difícil en el que se conjuga una crisis de representatividad, una recesión económica, cuando sabemos que el presidente Enrique Peña Nieto de México y el presidente Brasileño, Michel Temer, son los más impopulares de la región, con una aprobación que oscila entre el 10 y el 12%, es decir, un rechazo ciudadano de un 88 y un 90 por ciento”.
Y luego agrega el presidente colombiano: “Nos parece excesivamente medroso adoptar una posición tan débil en la mesa de negociaciones, los Estados Unidos se lo comen vivo, porque en eso son expertos”. México tiene qué dejarse ayudar. Nadie dice que hay que quemar banderas de EU, pero tiene que dejarse ayudar. “Somos los aliados geográficos, estratégicos y naturales y debemos hacer un frente común, pero México extrañamente no nos toma en cuenta”.
Según la académica del Colegio de México, Guadalupe González González, especialista en América Latina, considera un error de mantenerse alejado de la región latinoamericana y añade: “En estos tiempos inéditos, el gobierno mexicano debe mantener un nivel de diálogo cercano con las embajadas y cancillerías de Latinoamérica para construir una propuesta “regional” en temas como el migratorio y del narcotráfico y presentarlas unificadas, la unión hace la fuerza”.
Lo cual demuestra que el gobierno de México no tiene políticas claras para América Latina y no está haciendo cabildeos, está asustado. “Solo ve a los EU”.