Loading

¿México no crece?

Economia-de-la-politica

México sí crece, ¿Tanto como podría?, quizás no. Pero vale la pena revisar el contexto internacional antes de emitir un juicio.
El miércoles pasado, el Subsecretario de Hacienda, Dr. Fernando Aportela anunció ante medios una reducción al pronóstico de crecimiento para este año desde un intervalo de 3.2 a 4.2% a uno de 2.2 a 3.2%, justo después de que tanto el FMI como el Banco de México hicieran lo propio.
El mismo día, se daría a conocer el crecimiento del primer trimestre de 2015 para nuestro país, que fue de un 2.5%, que aunque no suena muy sorprendente, se encuentra por arriba de los países con los que podemos compararnos, y de los que somos socios comerciales.
Como había comentado en artículos anteriores, los principales problemas que enfrentamos son el bajo precio del petróleo, nuestra actual baja producción y el desempeño de la economía estadounidense, que sin duda, sigue afectando el nuestro, pero también el de todo el mundo, pues al ser la primera economía del orbe, su agenda económica dicta la de todos los demás. Sin embargo, es necesario reconocer que uno de nuestros principales obstáculos para crecer aún más sigue siendo un problema histórico y complicado de arrancar de raíz, la desigualdad. México es hoy en día el país con mayor desigualdad de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), pues mientras en promedio, para los países de este grupo el décimo decil gana 9 veces lo que el primero, en nuestro país, la diferencia es de más de 30 veces.
El Fondo Monetario Internacional ha previsto un crecimiento para Latinoamérica de tan sólo 0.9% y México en este trimestre, con su modesto 2.5% ha crecido más que países como Chile con 2.4%, Brasil con -1%, Argentina con -0.3% y Venezuela con -7% (Misma que junto con Rusia presentarán las mayores contracciones a nivel mundial este año) por mencionar algunos. A su vez, nuestro principal socio comercial, Estados Unidos, registraría un crecimiento por debajo del 1% para este trimestre, dando como resultado un ajuste también en su pronóstico de crecimiento.
Nos encontramos en un periodo de alta volatilidad en los mercados a nivel mundial, llevado además de por los problemas antes mencionados, por la inestabilidad política que se vive en distintas regiones del mundo. El petróleo no muestra signos de una subida en sus precios para este año y las tensiones entre distintos países parecen agravarse. La ventaja de México es que al contar con una economía dinámica e instituciones bancarias fuertes, es posible adaptarse aunque sea en menor medida a los distintos cambios que presenta la economía a nivel mundial
México se encuentra en una ruta de crecimiento positiva, y eso es bueno, sin embargo es necesario reconocer que mientras las reformas estructurales no despeguen del todo y se eliminen ciertos problemas como la desigualdad, de raíz, además de la dependencia a la economía de Estados Unidos, será poco probable registrar las cifras que sexenio tras sexenio vienen siendo promesas de campaña, el tan anhelado 6%.

fcamposcardosa@gmail.com
@JFCamposC

Comenta con Facebook