Loading

¡México, país de ilusiones!

El reto de un nuevo gobierno

Para millones de mexicanos el inicio de un nuevo sexenio es recobrar la confianza, en que ahora sí, el nuevo gobierno cumpla con las promesas y termine como por arte de magia con la pobreza, la inseguridad y la corrupción, así como otros males producto de pésimos gobiernos y funcionarios ineptos y rateros.
Desgraciadamente gobiernos van y vienen; las promesas hasta ahora no se cumplen y los mexicanos continúan viviendo en el país de las ilusiones.
En el 2000, fecha que la alternancia se hizo efectiva con el arribo al Gobierno Federal de un partido diferente al PRI, el ciudadano común y corriente recobró la esperanza de un cambio verdadero.
Ya con Vicente Fox en Los Pinos, inició un sexenio de ocurrencias y pésimos resultados, que nada bueno dejó a los mexicanos, la brecha entre los millones de pobres y ricos se hizo más notoria y creció de manera exponencial, pues creció el número de familias en pobreza extrema.
La nobleza del pueblo mexicano, cansada de agravios y un sexenio de ocurrencias agotó la capacidad de reacción, todavía en la siguiente elección presidencial refrendó la confianza en el mismo partido y su candidato Felipe Calderón Hinojosa, quien al llegar a la primera magistratura agitó el “avispero”, con la puesta en marcha del programa de combate al narco el cual para lo único que sirvió fue para dejar miles de muertes y desaparecidos por todos los rumbos del país, incluyendo Durango.
Sacó al Ejército de los cuarteles, los mandó a las calles y la estrategia con todo y que fue el eje principal de su gobierno, tampoco funcionó.
Dejó un país en ruinas; con una economía sostenida en alfileres; cientos de empresarios temerosos de la inseguridad sacaron sus capitales y buscaron nuevos destinos que ofrecieran mayor seguridad.
El PRI, tuvo una nueva oportunidad de ser gobierno con Enrique Peña Nieto, se pensó que el tricolor había aprendido la lección y rectificaría el camino, pero no fue así.
A tan solo unos días de que concluya el actual gobierno, la sombra de la corrupción y la inseguridad continúa siendo una asignatura pendiente.
La Estafa Maestra, la Casa Blanca, Odebrecht, el último pecado, el desvió de más de 800 millones de pesos en las oficinas de Sedatu y Sedesol, son parte de algunos casos de corrupción ya comprobados. El tema de Ayotzinapa y la desaparición de los más de 40 estudiantes de plano agotó las expectativas de un pueblo cansado de tanta tomada de pelo de gobiernos corruptos.
El próximo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador tendrá un gran compromiso producto de la voluntad popular la que estará muy pendiente que las promesas se cumplan y que los mexicanos vivan en un país próspero y seguro.
Que la diferencia entre ricos y pobres sea menor, que no haya jóvenes y niños que por falta de oportunidades de estudios y empleo caigan en la delincuencia.
Ese es el nuevo reto del próximo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y no es cosa poca pues son muchos sexenios de corrupción y malos gobiernos.

Correo electrónico:
vista_politicastro@yahoo.com.mx

Comenta con Facebook