Loading

El milagro que Meade necesita

Francisco Garfias

En los próximos días vamos a oír hablar mucho del disminuido Presupuesto para 2017. El recorte de 239 mil millones de pesos que anunció Luis Videgaray antes de irse de Hacienda ha provocado protestas, reclamos, enojos y exigencias de los que se han visto perjudicados.
Allí está el caso de la Ciudad de México y las quejas del jefe de gobierno, Miguel Mancera, por la eliminación del Fondo de Capitalidad. Ese fondo alcanzó cuatro mil millones de pesos en 2016. Agregue la caída del llamado Fondo Metropolitano. Bajó de 16 mil millones de pesos a dos mil 500, según el diputado de Morena Vidal Llerenas.
La cobija no alcanza para el tamaño de las necesidades en un país que ya tiene cerca de 60 millones de pobres y una moneda devaluada por las expectativas de un alza en las tasas de interés en Estados Unidos, la volatilidad de los precios del petróleo y, nos dicen, la posibilidad de un triunfo de Donald Trump.
El panorama no le pinta bien a José Antonio Meade, secretario de Hacienda. La difícil coyuntura económica por la que atraviesa el país aparece como un obstáculo mayor a sus aspiraciones presidenciales. Osorio sonríe. Osorio, Nuño, Narro y Eruviel también.
La situación que heredó de Luis Videgaray no es la idónea. La economía no camina como debiera. Necesitaría un milagro para posicionarse en las preferencias electorales. ¡Tan a gusto que estaba en Sedesol con el reparto de recursos! Pasó de Santaclós a recaudador de impuestos.
Meade irá este jueves a San Lázaro para defender el Paquete Económico 2017. Tiene buena mano izquierda. La ausencia de Videgaray, arquitecto de la visita de Trump a México, ayudará a que la comparecencia no se salga de control.
• “El consenso cuesta caro…”, nos decía un diputado del PRI a la mitad de la sesión en San Lázaro. Era una referencia a los fondos que, año con año, se utilizan para “convencer” a los opositores de las bondades del Paquete Económico que se vota en el pleno. A ese fondo se le llama “licuadora”.
La bronca es que el Paquete Económico que presentó el Ejecutivo para 2017 no viene con fondos para la citada “licuadora”. Los recursos del ramo 23 —fuente de moches y consensos— vienen casi en ceros. En otras palabras, no hay lana para comprar acuerdos y aprobarlo por las principales fuerzas políticas con representación en el Congreso.
En ese ambiente de no money, al partido en el gobierno no parece quedarle otra que utilizar a sus incondicionales del PVEM para mayoritear, en San Lázaro, la Ley de Ingresos, el Presupuesto de Egresos, y los Criterios de Política Económica.
Ya que estamos. Por lo que se escucha entre curules, pueden modificar las proyecciones del tipo de cambio frente al dólar —18.20 por uno— y del precio de la mezcla mexicana de petróleo —42 dólares por barril— para hacer cálculos que no los obliguen a apretarse el cinturón hasta el último agujero.
• Uno que andaba acelerado en San Lázaro era Baltazar Hinojosa, presidente de la Comisión de Infraestructura. Los recursos que el Presupuesto asigna a este rubro bajaron a 77 mil millones de pesos. Veintiuno por ciento menos que el año pasado. “Nunca se había hecho un ajuste así”, asegura el legislador tamaulipeco.
El legislador, otrora presidente de la Comisión de Presupuesto, nos hizo notar que un punto del PIB representa 180 mil millones de pesos. En otras palabras, al programa de inversión en infraestructura —carreteras, ferrocarriles, Aeropuerto de la Ciudad de México— se le asigna únicamente 0.40 de un punto del PIB.
Los diputados tienen claro que el gasto es fundamental para la reactivación económica. Si baja, el crecimiento es menor. El bienestar se aleja.
En San Lázaro quieren revisar el proyecto de la Ciudad de México. Llevar a comisiones al titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, para que… También van a revisar el gasto en 2016. “Hay inquietudes de que hubo subejercicio”, nos dijo el priista Hinojosa.
• El senador José Francisco Yunes, presidente de la Comisión de Hacienda en el Senado, es de los que afirma que el paquete contribuye a la estabilidad económica del país. “Por vez primera incluye un superávit primario y respeta, hacia abajo, el tema del endeudamiento. Es una buena señal a los mercados”, dijo.
El veracruzano es un convencido de que el peso está subvaluado. “Creemos que el dólar va a bajar cuando la certidumbre acompañe los eventos mencionados (tasas de interés y elecciones en Estados Unidos).
• Quedó claro que ya se dejó muy atrás el “comes y te vas” que enfrió, por años, las relaciones de México con Cuba. En la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se celebra en Nueva York, el presidente Peña Nieto pidió el levantamiento del bloqueo a la isla, uno de los últimos reductos de los regímenes comunistas.
El mandatario mexicano aprovechó esa tribuna universal para hacerle un guiño a Hillary Clinton y el feo a su “amigo” Donald Trump. Reclamó solidaridad con los migrantes y superar visiones y pronunciamientos que los criminalizan.
Por cierto que en la comitiva que acompañó al presidente Peña a Nueva York reapareció el exvocero presidencial David López, hoy diputado federal. Nos cuentan que el legislador sinaloense se veía contento por el trato que le dio el jefe del Ejecutivo.

Comenta con Facebook