Loading

“¡Qué militarización ni qué ocho cuartos!”

Francisco Garfias

La reacción del diputado del PRI César Camacho fue contundente ante la afirmación de que la polémica Ley sobre Seguridad Interior no va en el sentido de regresar a los soldados a los cuarteles, sino de “cuartelizar” el país:
“¡Qué militarización ni qué ocho cuartos! Lo que busca la polémica Iniciativa sobre Seguridad Interior es precisamente marcar los límites de la actuación del Ejército en la lucha contra el crimen organizado”, nos dijo el coordinador de los diputados del tricolor.
Frente al jefe de la bancada del PRI se leían las pancartas de rechazo a esa ley, colgadas por legisladores obradoristas de Morena junto a la tribuna del salón de sesiones.
“El Ejército no es policía”, decía una. Otra: “No a la Ley Golpista”. Una más: “En peligro nuestras garantías individuales”. Otra más: “No a la dictadura perfecta”. Una última: “Peña: la opresión no genera Estado de derecho”.
En medio, una caricatura del Presidente de México junto a Augusto Pinochet.
• —¿Cómo leyó el reclamo del general secretario de la Defensa que tanta bulla ha causado?, preguntamos a Camacho, que ni volteaba a ver las pancartas de los morenos.
—El general secretario está diciendo que va a seguir. Sólo pide “denme certeza”. Es un mensaje totalmente correcto—, respondió.
El jefe de la bancada del PRI pidió enseguida un ejemplar de la Constitución. Buscó el articulo 129, fracción sexta. Lo mostró: Faculta al Ejecutivo para utilizar las Fuerzas Armadas en el combate a la delincuencia en tiempos de paz. (Sentencia de la SCJN. Acción de inconstitucionalidad 1/19.).
“¿Entonces cuál militarización?”, preguntó.
• Beatriz Paredes deja la embajada de México en Brasil. Voces indiscretas nos dicen que la relación de la exgobernadora de Tlaxcala con el nuevo gobierno de ese país cambió. Estaba en muy buenos términos con Dilma Rousseff. No así con el nuevo presidente interino, Michel Temer.
La expresidenta del PRI ya tuvo su cena de despedida en su residencia de Brasilia. Nos cuentan que hasta espectáculo hubo: La famosa Simone le cantó a la mexicana.
“Beatriz está más delgada y cambió de pelo. Los huipiles subsisten y los tenis debajo de ellos”, nos dicen las voces.
• Lo habíamos adelantado en este espacio. El diputado federal Javier Guerrero, cercano a Beatriz Paredes, renunció al PRI. Va como independiente por la gubernatura de Coahuila.
Los motivos de su renuncia los expuso en una crítica carta enviada al dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, en la que califica a Rubén Moreira, de “intolerante y grosero”. Afirma que hace meses, si no es que años, el gobernador en funciones decidió imponer candidato del PRI (Miguel Riquelme, alcalde de Torreón) y que para lograrlo no escatima recursos económicos y políticos.
Agrega la misiva: “Hoy en Coahuila el partido se encuentra secuestrado y al servicio de un pequeño grupo (comandado por los Moreira). Quienes hemos militado en el PRI vemos con desazón que el cacicazgo de unos pocos ha desnaturalizado al partido político en el que muchos coahuilenses confiaron”.
• Uno que andaba loco de contento era Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación. Los diputados aprobaron por fin la famosa Ley de Víctimas.
Destacan tres cosas en la nueva ley: La Comisión de Atención a Víctimas dejará de ser un órgano colegiado. La figura no les funcionó. Hubo divisiones entre los siete integrantes, pleitos, parálisis por diferencias. Las modificaciones prevén que será unipersonal la dirección. El titular será propuesto por el Ejecutivo al Senado. El órgano legislativo lo aprobará por mayoría calificada (dos tercios de los presentes).
La segunda es que la Comisión podrá atraer casos locales. Pagará la reparación a las víctimas y podrá recuperar esos recursos de los gobiernos estatales.
La tercera es que las víctimas ya no tendrán que sacar dinero de su bolsa para hacer diligencias como viajar a otra ciudad, pagar transporte, hotel, comidas y luego presentar facturas para que se les reintegre ese dinero.
Ahora se les dará el recurso por adelantado y tendrán que comprobar con facturas.
• Los diputados le dieron palo a doña Rosario Ibarra de Piedra, propuesta por Morena para la medalla al mérito cívico “Eduardo Neri y Legisladores de 1913”. La ganó el migrante José Luis Solórzano Zavala, candidato del Grupo Parlamentario del PAN.
No hay duda de que los legisladores del PRI, PAN, PRD y PVEM se inclinaron simbólicamente por el migrante, a quien diputados que entrevistamos ni del nombre se acordaban. El valor de la elección es el mensaje que se le quiere mandar al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y su equipo antiinmigrante.
El galardonado fue reconocido por sus logros y esfuerzo. Empezó a trabajar del otro lado del Río Bravo como lavaplatos y taquero. Fue comerciante y hoy un exitoso empresario en la explotación de textiles, vestido y calzado.

Comenta con Facebook