Loading

Miremos, reflexionemos y analicemos…

Solo nos separan tres días para el día de las elecciones, meditemos y recapacitemos a quién o qué partido(s) votaremos. La vida nos demuestra una y otra vez que se mantiene en constante movimiento, que su principio y su ley es el cambio, la transformación, la renovación. Nada vivo se mantiene en el mismo estado, la naturaleza de vivir es mudar, mutar, evolucionar.
Solo los necios insisten en la permanencia, solo los necios necesitan de garantías y de resguardos, solo los necios se detienen, solo los necios involucionan en su afán y su hábito de creer que todo lo saben, que ya todo lo han visto.
No, el necio no ha visto nada, no ha mirado nada, no ha observado nada, el necio solo ha conjeturado a partir de lo que vio en algún momento, en alguna circunstancia, en algún tiempo y en alguna realidad y ha hecho de esa percepción su principio rector, su verdad inamovible, su realidad permanente.
Ese es el problema del necio, que no ve porque cree y siente que lo ha visto todo, por eso el necio involuciona, porque se pierde en la temeridad de su realidad, la cual le impide cambiar. Ésa es la necedad del necio, querer controlar la permanencia de la realidad, pero la realidad tiene más vida que nada ni nadie y cambia, eso es lo que más hace cambiar.
No crea en la realidad de un necio, su obstinación no le deja ver el principio y la ley del cambio, porque todas las realidades cambian siempre, todo el tiempo, solo el necio no cambia y por eso se deteriora.
Le invito a mirar, a observar, a reflexionar y a analizar la vida, la realidad, las circunstancias y sus cambios, teniendo todos estos elementos miraremos a los otros en ese mismo principio y ley del cambio, a entender que la transformación siempre es permanente, y que en esa permanencia surgen las oportunidades, surge lo nuevo y lo diferente.
Lo que hoy es, mañana puede no serlo, lo que hoy no está disponible para usted, mañana puede estarlo, si hoy no obtiene la respuesta que desea, puede ser que mañana la obtenga, lo que hoy no puede resolver quizá mañana sí pueda hacerlo. Así que mejor elija ampliar su mente, expandir sus pensamientos y, sobre todo, agudizar su sensibilidad, solo así podrá percibir lo novedoso que surja frente a usted.
Esa es la maravilla de la vida, el cambio, la conjunción entre la oportunidad y la realización, entre lo imposible y lo posible, por eso mejor insista en sus deseos, en sus metas, en sus objetivos y nunca dé por sentada ninguna realidad. Lo que sea para usted llegará en el tiempo y la circunstancia perfecta, actuemos pues de tal forma para hacer propicio ese cambio para bien de todos, prepárese, confíe en usted, confíe en la vida y confíe en el cambio.
Todo lo que desee, si es tenaz, llegará en la medida que se lo proponga, recuerde la consigna, las realidades cambian y usted deberá hacerlo también. Cuando llegue su momento, tómelo con fuerza y tenga muy claro hacia dónde quiere evolucionar y que sus deseos evolucionen. Aquello que obtenga también cambiará, cambie con él una de las claves del éxito es esa, que debemos evolucionar a la par de la evolución de nuestros sueños, sea flexible, paciente y prudente, pero si es necesario, sea también arriesgado y firme en esa convicción de avanzar siempre hacia un mejor lugar. No tema, no titubee, todo lo que está frente a usted mírelo, admírelo y hágalo suyo, porque es lo que hay, esa es la realidad y este es su momento, mañana, quién no sabe nadie.
No nos apartemos de la realidad, no nos dejemos confundir por los “pronósticos” de las encuestas que solo obedecen al interés de quien la ordena y paga. Estamos preparados para elegir la mejor propuesta y hacer realidad el cambio que anhelamos, un cambio que beneficie a todos y no solo a unos cuantos.
La realidad en Durango es patente, el “gobierno del cambio” ha logrado convencer a una mayoría a pesar de que las dos anteriores administraciones lesionaron gravemente las finanzas públicas al abusar de actos ilícitos y violar constantemente la Ley. Y son esos actos los que están impunes gracias a esa enfermedad que padece todo el país: la corrupción, los delincuentes la han librado gracias a los amparos que les cuestas miles de pesos. México ya no puede seguir aguantando este mal. ¡Votemos mirando todos los hechos!

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Comenta con Facebook