Loading

Morena, el gran contralor del gobierno

Cuando Andrés Manuel López Obrador habla de la Cuarta Transformación, la gran mayoría de los mexicanos no nos imaginamos como podrá darse esta revolución mexicana del Siglo XXI, a la que se ha comprometido el tabasqueño.

Sin embargo, si el presidente electo se queda corto con sus aspiraciones, considero que si López Obrador logra un gobierno honesto-transparente y austero, el golpe de timón de este país se habría dado con éxito. Y, claro, para cumplir con estos dos retos (la honestidad y la austeridad), deberá contar con el compromiso y lealtad de legisladores locales, federales, alcaldes y gobernadores de Morena quienes trabajen para que estas dos premisas se hagan realidad en el territorio nacional.

O sea, la revolución como cualquier otra, habrá de ponerse en marcha al mismo tiempo y en forma horizontal para que abarque de inmediato todas las actividades de la vida nacional.

Por lo pronto, ayer Sandra Amaya, presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, dio a conocer la distribución de las 40 comisiones. A Morena le tocaron 10 comisiones; al Partido del Trabajo, 10. Al PRI y PAN nueve a cada fracción y dos para el Partido Verde.

Pero, en esto ¿Dónde están los elementos de la Cuarta Transformación? Lo explicamos.

Históricamente o por tradición, sí por tradición, el partido en el gobierno, o sea, durante todo el Siglo XX y 16 años del Siglo XXI, el PRI, controló comisiones claves dentro del poder Legislativo, como Puntos Constitucionales, Gobernación y la más importante, la Comisión de Hacienda.

A través de la Comisión de Hacienda se vigila el ejercicio de los recursos, tanto estatales como federales y municipales. O sea, el PRI durante todos esos años “vigiló la forma en que su jefe político (el gobernador en turno) utilizó los impuestos de los duranguenses. Y nunca encontró malos manejos de ningún gobernador, a pesar de las riquezas inexplicable de algunos ex mandatarios.

Cuando Acción Nacional llega al poder en 2016, los priistas guardando las formas de civilidad o caballerosidad (pesos más pesos menos), cedió al blanquiazul el control de la Comisión de Hacienda, esto, durante los dos años que duró la Legislatura que concluyó el 30 de agosto pasado.

Qué sucedió en esta semana ( la segunda de septiembre). Casi nada, las negociaciones de Sandra Amaya dieron como resultado el que por primera vez esta estratégica comisión quedará fuera de la órbita de control del partido en el gobierno, el PAN. Ahora, el gran contralor será Morena.

Ahora bien, como si el gobernador se adelantara al futuro inmediato, la semana pasada, durante su mensaje político a la ciudadanía, con motivo de su segundo informe de administración abordó los temas de honestidad-transparencia y austeridad:

1

.- La Transparencia es una convicción personal. Hoy Durango es una de las cuatro entidades con Cuenta Pública Limpia según la Auditoría Superior de la Federación.

> Recibimos un Estado con un retraso significativo en el ejercicio del gasto federalizado, estando en el lugar 29, con un monto pendiente de ejercer de mil 182 millones de pesos. Hoy, la Auditoría Superior de la Federación nos ubica en el tercer lugar en esta medición.

> En el año 2017 se triplicaron las auditorías al gasto federalizado: fuimos los más auditados y  al mismo tiempo, los menos observados.

Desde el primer día de esta Administración se ha hecho un esfuerzo por hacer de las finanzas públicas un ejercicio eficiente en su recaudación y también responsable en el gasto.

Se han logrado solventar las necesidades más imperiosas de los ciudadanos teniendo como marco regulatorio los lineamientos de la nueva Ley de Disciplina Financiera, que tiene como propósito lograr finanzas sanas y sostenibles en cada entidad del país.

2

.- Gobierno Austero. Desde el inicio de mi Gobierno la austeridad ha sido una característica. Por ello, continuaremos reorientando el gasto de la siguiente manera:

> Reduciendo la flotilla de aeronaves existentes.

> Reorganizando la administración pública estatal.

> Y reemplazando el parque vehicular por autos compactos y el obsoleto equipo de cómputo a través de arrendamientos financieros, que eviten el excesivo gasto de mantenimiento que hoy en día tenemos.

Estos ahorros podrán generar un flujo adicional de aproximadamente 70 millones de pesos, que serán aplicados en programas del sector social.

Si los ciudadanos le tomamos la palabra al próximo presidente, López Obrador, sobre la Cuarta Transformación, y al gobernador Aispuro, quien sin decirlo también está en esta misma línea “revolucionaria”, habremos iniciado el camino sin retorno, hacia un país más justo, honesto y con recursos suficientes para atender las grandes demandas de los más necesitados.

Comenta con Facebook