Loading

“Ni modo, así somos”

A raíz de los eventos que ha organizado la presidencia municipal en estas últimas semanas, concretamente la “Feria de la Gordita” y el realizado el día de ayer en la plaza Cuarto Centenario, el “Taco Fest”, las críticas en contra del alcalde de la capital se han incrementado, en especial a través de las redes sociales, en donde en la actualidad no se perdona nada ni a nadie, esto sin mencionar el gran número de cuentas creadas especialmente para estar atacando de manera sistemática las acciones de José Ramón Enríquez, de sus funcionarios y de los regidores afines  a su proyecto.

Dichas críticas son en todos los sentidos, argumentan que hay necesidades más apremiantes que el estar realizando este tipo de festivales considerados como populistas, mencionan la pavimentación, la falta de agua potable, la falta de promoción de industrias que generen una mayor cantidad de empleos con sueldos bien pagados,  y hasta que se fomenta de la obesidad, por eso de las gorditas y de los tacos, circunstancia que coloca a Durango en los primeros lugares.

No obstante a los señalamientos, es evidente que estos eventos provocan un mayor movimiento en el comercio, una reactivación en los negocios, muchos de ellos se dan a conocer entre la ciudadanía, ya que a pesar de que la capital no es tan grande comparada con otras ciudades, existen negocios con eso que a la gente le gusta, el sabor de la comida tradicional, por diversas causas, los habitantes de Durango se han convertido en “gorderos y taqueros”, solo por mencionar algunos municipios, Nombre de Dios, Cuencamé y Pánuco de Coronado tienen una alta demanda por este tipo de alimento, y aunque no se quiera reconocer, esta capital no es la excepción.

Deje usted las más que conocidas gorditas de Medicina, de la Obrera, de la Mayagoitia, las Coronado y sus derivados, a diario se puede ver por todos los rumbos de la ciudad a personas dedicadas a llevar a las empresas y trabajos el desayuno o inclusive la comida para los trabajadores de fábricas y comercios, ya sea en motocicletas, triciclos, automóviles y hasta a pie, en  estos tiempos una gran porcentaje de los trabajadores por gusto o por necesidad, es lo que consumen, y para rematar hay quien gusta de cenar gorditas fritas, especialidad más bien nocturna, así que “quien esté libre de pecado, que se coma la primera gorda”.

Los razonamientos del alcalde en este sentido son en varios sentidos, entre estos el que las críticas se dan en una época electoral, ya que este tipo de eventos han sido característica de su administración y hoy por los tiempos que se viven se le señala de una manera más crítica, además de esto, nada se compara con la convivencia familiar que se genera con estas actividades y si bien aún hay mucho por hacer en la mayoría de los rubros, el trabajo esta diversificado y una cosa nada tiene que ver con la otra, cada obra y cada proyecto lleva su propio carril, por ello, mientras el ciudadano siga acudiendo en un buen numero a presenciar y a participar de estas actividades, lo demás será lo de menos, las criticas seguramente continuarán por esto y por todo lo que se haga, esta es una característica de los durangueses, ni modo, así somos.

Comenta con Facebook