Loading

“No es ni Seguro ni Popular”

Parte medular de la narrativa del nuevo régimen federal es el señalar, atacar y desaparecer los organismos, entes autónomos y de conformación ciudadana, así como políticas públicas surgidas en sexenios anteriores ya que todo eso, a decir del presidente López Obrador, entraña corrupción, genera gasto innecesario o fue creado para favorecer apetitos conservadores.

Esa visión oficial con marcado acento liquidacionistas ha llevado a que organismos como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) Instituto Nacional Electoral (INE), y la Comisión Regulatoria de Energía (CRE), por mencionar algunos, sean cuestionados por el Presidente de la República y se ponga en entre dicho su razón de ser y su existencia. Miles de Organizaciones de la Sociedad Civil de base local que realizan trabajos comunitarios se encuentran en riesgo de desaparecer, ya que se suspendió la entrega de recursos públicos, han denunciado algunas de estas organizaciones. La enorme mayoría de las organizaciones en realidad depende del “programa de coinversión social” de la Secretaría de Bienestar, el cual está congelado en virtud de una circular del presidente de febrero de este año. Dada esta suspensión ilegal, miles de OSCs de base local que realizan trabajos comunitarios se encuentran en riesgo de desaparecer.

Al margen de esta situación, pero en consonancia con esa estrategia, el partido gobernante, Morena, pretende hacer una reforma al sector salud, para, entre otras cosas, desaparecer el llamado Seguro Popular (SP). Hace unos días seis especialistas en la materia y que han sido Secretarios del ramo en sexenios anteriores enviaron una misiva al presidente en la que establecen, entre otras cosas: “Ese error (desaparecer el SP) anularía uno de los avances institucionales más importantes del sistema de salud mexicano en este siglo”, advierten. En los últimos seis años el SP “ha atendido 308 mil casos de enfermedades muy severas; esto representa 308 mil familias —de entre las más pobres de México— que no perdieron su patrimonio ni se arruinaron, precisamente porque existe el Seguro Popular y su instrumento financiero para atender las enfermedades de alto costo y complejidad: el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos (FPGC). Éste es el sentido profundo del Seguro Popular: evitar el empobrecimiento de las familias ante la eventualidad de una enfermedad muy grave, como el cáncer o el VIH/sida”.

López Obrador ha sido tajante y a decir de él “ni es Seguro, ni es popular”. Al parecer, desconoce que actualmente cuenta con poco más de 53 millones de afiliados, de los cuales cerca de 29 millones son mujeres.

Que el Seguro Popular tiene muchas fallas y áreas de oportunidad es incuestionable, como también lo es el hecho de las bondades que ha ofrecido hasta la fecha para los sectores más desprotegidos. Lo más sensato sería implementar una nueva ingeniería y fortalecerlo, antes que desaparecerlo para crear, en este caso, una nueva instancia. Ojala y lo piensen mejor.

Botica

Record.- Con la destacada participación de la Delegación mexicana en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 se impuso una nueva marca de 136 medallas obtenidas (37 de oro, 36 de plata y 63 de bronce). Muy lejos de los pronósticos de las autoridades deportivas que habían fijado un techo de 19 medallas de oro.

Amlito.- Como era de suponerse, en la desangelada y anticlimática elección de Presidente Nacional del PRI, se impuso el candidato de los 11 gobernadores priístas, el ex gobernador de Campeche, Alejandro Moreno “Alito”. Era también el candidato palomeado por López Obrador.

Frustración.- El pasado sábado se distinguió por ser el día sin dinero de plástico en todo el país. No fue posible realizar pagos con tarjetas de crédito o débito (únicamente fue posible con American Express) debido a una falla que presentó Prosa, proveedor de un grupo importante de bancos para las transacciones electrónicas. Prosa es una de las principales empresas proveedoras de instituciones de crédito, de los servicios para realizar transacciones electrónicas. Esa empresa reconoció que la causa fue la afectación en su Data Center de Santa Fe. Ni Prosa, ni Condusef salieron en redes para dar alguna explicación, dejando a todos los tarjetahabientes en la incertidumbre y la indefensión.

Comenta con Facebook