MINUTO X MINUTO

Noticias tóxicas


Las noticias tienden a ser cada vez más tóxicas, a partir de que Felipe Calderón inició su fallida guerra contra el narcotráfico la información empezó a manejarse de una forma cada vez más explícita y estridente, tanto en los medios convencionales como en las redes sociales, de las cuales decía Umberto Eco: “Le dan el derecho a hablar a legiones de imbéciles”.
La sociedad está siendo bombardeada por negatividad informativa por todos lados, básicamente lo que pudiera ser considerado como buenas noticias está desplazado de los principales titulares de los periódicos, la televisión por su parte ha hecho común mostrar videos que son ofensivos para una parte de su auditorio y muy bien recibidos por la otra.
Los medios masivos tradicionales y alternativos son un reflejo del imaginario colectivo, en muchos casos se proyecta envidia, resentimiento y crueldad, no importa nada, solo saciar una gran necesidad de llamar la atención o de lograr reconocimiento; la enfermedad emocional de una sociedad contaminada por la violencia cada vez se manifiesta con mayor intensidad.
Todos los adelantos tecnológicos son susceptibles de ser utilizados de formas muy amplias, Internet es un ejemplo de la diversidad de pensamiento y de los modos de expresarse, se pueden encontrar ideas muy constructivas y referencias que no aportan nada, cada red social tiene sus propios fenómenos negativos, algunos usuarios incluso tienen relaciones más solidas en ellas que en la realidad, Facebook es utilizada por defraudadores, homicidas y depredadores sexuales, Twitter por difamadores y resentidos que tienen vergüenza o temor a expresarse desde cuentas con su identidad real.
Es urgente que en el debate público se utilice otro lenguaje, la degradación del nivel cultural que evidencian muchos políticos ha permeado en amplios sectores sociales que están siendo impactados por la ignorancia y vulgaridad con que muchos personajes confrontan sus diferencias.
Basta consumir noticias una vez a la semana, cada día se publica prácticamente lo mismo solo cambian los actores y los escenarios, homicidios, corrupción, protestas, abusos, excesos, ex gobernadores prófugos y otros impunes; gobiernos sin proyectos ni objetivos, improvisando, actuando a prueba y error.
Aunque los medios tradicionales tienen más credibilidad que las noticias espontaneas que se generan en las redes sociales, empiezan a converger ambos roles y más aun cuando la información se “viraliza”, como sucedió con los XV años de Rubí que distrajeron la atención de muchas personas durante varias semanas.
Debe haber una mayor responsabilidad al difundir información, la diferencia está en la connotación con que se hace, ahí es donde está la diferencia entre un producto noticioso y el explotar el morbo de las personas que así proyectan su realidad, las noticias menos tóxicas son las neutras, aquellas que carecen de un sesgo subjetivo para inducir a los destinatarios.
Fue interesante la desaprobación que mostraron muchos usuarios de Facebook y Twitter por la difusión del video explicito en el que un niño en Monterrey le dispara a sus compañeros, a la maestra y a sí mismo; aunque es entendible que cada quien tiene la libertad de utilizar las Redes Sociales como lo decida, la inconformidad y los señalamientos muestran que hay muchas personas que evitan contaminarse con noticias tóxicas y amarillistas, aunque también hay otras que las promueven y las comparten aunque no aporten nada positivo ni a ellos mismos ni a los demás.
@ernestoescobosa