MINUTO X MINUTO

Radiografía del poder IV…


En artículos anteriores abordamos la débil conducción de los poderes del Gobierno de Durango: el Legislativo, el Judicial y el Ejecutivo. Sin olvidar que esa situación está aunada a la falta de confianza en las instituciones estatales, labrada por 12 años con gobiernos divorciados de la sociedad, haciéndose acompañar por personas cercanas, beneficiarias de jugosos contratos, canonjías, prebendas y toda clase acciones que flagrantemente eran violatorias de la Ley. Las consecuencias de sus tropelías, se padecen, principalmente, en las finanzas públicas y la falta de compromiso en las tareas y acciones de gobierno de los tres poderes, agravándose más en áreas del Ejecutivo que debe atender las necesidades de la sociedad, consecuentemente, su cercanía con la gente es y debe ser constante y permanente, tarea que ha sido débil en estos meses de gobierno, causada por el tiradero que no termina de limpiarse y la escases de recursos. Son estos factores que en su conjunto, han alimentado en la sociedad, la percepción del gobierno del cambio poco satisfactoria, pues se fijó amplias expectativas y sólo con el tiempo será posible darles pleno cumplimiento.
Iniciar un gobierno atendiendo inmediatamente las demandas que la sociedad exige, es de vital importancia, lo que no ha sido del todo posible. Respuestas débiles, como la de la Contraloría: ¡ahí viene el lobo!, y nada que aparece, en nada ayudan.
Ya advertíamos sobre la falta de coordinación, ausencia de comunicación y la poca cooperación entre las áreas, cuando las acciones de gobierno, todas, deben ser coadyuvantes y complementarias entre sí. Las tareas deben ser fortalecidas y atendidas transversalmente y no aislada y unilateralmente, sin trascendencia social.
Lo anterior, es considerado como la capacidad de autoreforzarse y renovarse. Se habló, de la figura del coordinador de gabinete y hasta ahora no aparece, lo más seguro, de acuerdo a versiones de sus miembros, es que el designado no cuenta con el perfil del cargo, lo diremos en voz alta, algunos titulares de dependencias deben ser sustituidos, su estatura es menor a la responsabilidad asignada.
Por eso, no hay mucho de qué hablar y la sociedad está ansiosa por escuchar buenas noticias, desafortunadamente, las notas referentes al descuido, carencias y omisiones heredadas de la pasada administración, prevalecen.
Así, es difícil instituir un gobierno abierto y cercano a la gente.
La sociedad espera del gobernador Aispuro Torres más acciones contundentes de beneficio para todos y también, medidas más precisas en contra los saqueadores del patrimonio estatal de las que no hay frutos.
Quizás, los factores mencionados sean causantes del debilitamiento para generar información que hablen de las actividades emprendidas, no obstante, hace falta potenciar la comunicación soportándola con reportajes cortos. La información plana, no abriga la nota en sí, vaya, deja de ser noticia, no es atractiva, ni comunica nada, se queda en el montón de la información de la que somos bombardeados cotidianamente. La información debe regionalizarse, cada municipalidad debe estar informada, repercutiendo más si se trata de noticias referentes a ellos mismos o como lo está haciendo Leticia Herrera sobre Gómez Palacio.
Las carencias se vislumbran: inexperiencia para reaccionar en situaciones de crisis al no saber manejar la comunicación de contingencia, por ejemplo, cuando la información es interpretada negativamente o el funcionario no emplea los términos adecuados, ya sea en rueda de prensa, una entrevista o dar a conocer ciertos avances.
Insistimos, son tan altas las expectativas de la sociedad, que la información-comunicación juega un papel primordial para dar respuesta a tantas y tantas demandas sociales.
La seguridad pública tanto estatal como municipal, principalmente en la capital, no ha podido permear, las quejas continúan al alza y los robos del fuero común se incrementan; la Fiscalía no mejora su imagen, la confianza en la policía está lejos de alcanzarse, a pesar del cambio de nombre, igual sucede con la policía municipal y, ¿La Secretaría de Seguridad Pública? Ausente completamente.
Se aprecian en Sedesoe dos caras, una de oficina de partido, se jala agua para otro molino, y la otra, de oficialía de partes y área de contención social. Ninguna de las dos cumple con su función, finalmente, lo que menos se les da, es atender y escuchar a la gente.
En Salud, son más las notas sobre añejas carencias y asuntos sobre el manejo de plazas, que de las acciones emprendidas en la materia.
En Educación, lentamente se va avanzando, discretamente su titular resuelve de todo tipo de asuntos de los que luego sus subalternos se enredan al querer improvisar atajos donde sólo se desgastan.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres