MINUTO X MINUTO

Reflexiones de Semana Santa…


Hay varios criterios sobre la forma de vivir la Semana Santa, un sector importante de la sociedad prefiere tomar estos días de asueto, de vacaciones y salir a pasear, el otro sector aprovecha estos días para reflexionar sobre los padecimientos, vejaciones y sufrimiento que hubo de vivir Jesús para salvar a sus hermanos, a la humanidad.
Quizás haya ciertos momentos en que la reflexión se centre en las cosas mundanas, nuestros pendientes y problemas que debemos enfrentar o también, en la ausencia de movimientos en el gabinete de la entidad, el cual ha dejado mucho que desear una gran parte de él, pero no olvidemos que la realidad es terca y pronto ofrecerá la necesidad de hacerlos, de lo contrario, la indecisión en este sentido se revertirá afectando directamente al gobernador José Aispuro Torres. Hay que entender que en toda administración confluyen fuerzas endógenas y exógenas. Precisamente en este caso son las fuerzas endógenas, las internas, -por la falta de inacción de gran parte del gabinete-, afectan y hacen reaccionar a las fuerzas externas o exógenas que es la sociedad en su conjunto y espera un ajuste a tiempo en el gabinete, antes de que comience a desmoronarse ese enorme capital político-social con que arribó Aispuro Torres.
Sobre nuestro tema, agrego que quienes profesamos el culto católico donde recordamos la pasión, muerte y resurrección del hijo de Dios. Jesús sacrificado en la cruz para redimir nuestros errores humanos, constituye un acto de amor sublime que invita a la reflexión y meditación de todos.
Pero más allá del significado religioso y civil, en esta ocasión la humanidad atraviesa por otro momento de convulsión e incertidumbre, lo que debería hacernos meditar sobre aquello que verdaderamente está en nuestro alcance aportar para la construcción de una mejor sociedad, de un mundo menos violento y más justo.
Y bueno, esto nos lleva de regreso a nuestro Durango, donde la corrupción y la impunidad se enseñorean ante la carencia de acciones concretas en contra de aquellos que abusaron del poder y despilfarraron los recursos públicos y no conformes, dejaron una enorme deuda por pagar. Desgraciadamente, hay voces que pregonan que la titular de la Contraloría recibía periódicamente un emolumento, una ayuda, que es la misma que le impide avocarse de lleno a realizar su papel, ya que se insiste, hay recibos donde ella estampó su firma y de proceder como debiera, saldrían a la luz.
No debemos olvidar lo que el dictador de Siria acaba de atentar con su propio pueblo al utilizar armas químicas contra ciudadanos indefensos.
Intolerancia, materialismo, discriminación, fanatismo, egoísmo, soberbia, envidia, oportunismo, corrupción y violencia, parecieran ser el signo del siglo XXI y los “valores” que hoy nos rigen. En ellos se encuentran las causas de los problemas contemporáneos de la sociedad mundial y cuya solución está principalmente en manos de nuestros gobernantes, pero no del todo.
He de señalar que me resisto a aceptar como fatalidad de que el hombre es el lobo del hombre, estoy cierto de que en nuestros propios microcosmos mucho podríamos hacer para revertir esa situación. Con firmeza debemos empezar a rescatar y promover nuestros auténticos valores: el respeto a la vida, la genuina solidaridad y el amor al prójimo.
Es decir, que si comenzamos a respetar a nuestro prójimo y a tratarlo como nosotros quisiéramos ser tratados, sería un buen comienzo y una experiencia enorme que esta Semana Santa dejaría en nuestros corazones. Sería pues una práctica cotidiana de la que nuestros seres queridos aprenderían y comenzarían ellos también a llevarla a la práctica y así a sus amigos y otras amistades.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres